Seguidores, sigue estos blogs!

lunes, marzo 14, 2011

Escuchar es un arte

Una de las grandes ideas “neuro-plásticas” de Freud fue la de poder explicar como es posible hacer que las memorias del inconsciente (muchas veces traumáticas) pasen al consciente y puedan ser retransmitidas. Freud observo que al sentarse junto al paciente interviniendo solo lo necesario y pedirle que este hablara sobre sus problemas, memorias del inconsciente comenzaban a surgir sin que los pacientes mismos se den cuenta. Este fenómeno fue llamado “transferencia”…los pacientes revivian sus memorias en ves de solo recordarlas. Freud descubrió que las transferencias de escenas traumáticas del pasado podían ser revividas y una ves afrontadas entendidas de manera correcta asociando un significado nuevo a esas memorias. En la actualidad escaneados del cerebro muestran un cambio sustantivo antes de la psicoterapia y después de esta.

Lo interesante de todo esto es que Buda también hablo de esto en su “Lotus Sutra”. El dijo que escuchar es un arte. Escuchar con compasión, decía; es como un arte que puede cultivarse. Lo cultivamos al vivir el presente de manera consciente por ejemplo.

Si amas a alguien deberías intentar saber escuchar esa persona, casi como un terapeuta. Cuando nos cortan, sufrimos, cuando sentimos que no nos comprenden porque no escuchan lo que queremos decir nos convertimos en una bomba lista para explotar…y la conversación puede convertirse en una guerra.

Si alguien te escucha sin criticar, sin juzgar o evaluar y profundamente en el momento; aun sin que el que nos escuche diga mucho nos sentimos aliviados y la conversación toma otro sentido… Si un amigo te escucha de esa manera también nos damos cuenta de la realidad aflorando los hechos olvidados del inconsciente haciendo que los comprendamos mejor y también nos sentimos aliviados al hablar con ese amigo o amiga solo por la manera de escuchar.

Buda también decía que escuchar va aparejado con hablar correctamente. A veces decimos cosas torpes con el justificativo de que “solo decimos la verdad”. Pero aunque pueda ser la verdad lo que dices, si al presentarla causas sufrimiento innecesario entonces no estas hablando correctamente ni con compasión. La verdad debe ser presentada sin destruir y de manera que otros la acepten, antes de hablar uno debe entender con quien lo hace, y como lo hace, de manera calma y con amor…una palabra puede cambiar mucho en la otra persona…y muchas veces para siempre.

Todo ha sido dicho anteriormente, pero como nadie escucha nos pasamos repitiendo las enseñanzas una y otra ves” - André Gide -.

22 comentarios:

plinnn... dijo...

sí, hay veces que estamos sordos como tapias, yo tendría que llevar trompetilla :)

Victoria dijo...

Hola Patricia. Una buena entrada, para reflexionar.Sobre todo lo que tenemos que aprender Y saber escuchar para hablar correctamente. Saludos cariñosos

Genín dijo...

Muy interesante, me quedo con:

"Buda también decía que escuchar va aparejado con hablar correctamente. A veces decimos cosas torpes con el justificativo de que “solo decimos la verdad”. Pero aunque pueda ser la verdad lo que dices, si al presentarla causas sufrimiento innecesario entonces no estas hablando correctamente ni con compasión."
Salud y besitos

Gabriela dijo...

Además de lo dicho, que está muy interesante, creo que es también necesario "escuchar" lo que no se dice, que a veces es más importante que lo que se dice.

Erick Bojorque dijo...

Saludos cordiales.
Patricia.

Muy buena..
Muy buena reflexión.
Excelente.

Atentamente
Erick Bojorque

MAJECARMU dijo...

Patricia,tu post es muy bueno,amiga.
Es bueno escuchar al amigo,al que sufre,al que nos llama,porque le damos atención y amor.Pero,también es gratificante escuchar al viento,a los pájaros,a los árboles,a los sonidos lejanos,a los ecos...Todo ello nos informa,nos alerta,nos cura,nos eleva...NOS HACE SABIOS...!!
Todo está dicho,pero hemos de seguir escuchando hasta aprenderlo.
Mi felicitación por la profundidad de tu artículo.
Mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jésús

Miguel dijo...

Hola Patricia.
Muy interesante este tema que planteas hoy.
En la mayoría de mis conversaciones, me encontraras escuchando, me encanta oír a los demás hablar…ahora también te digo, no soporto escuchar a alguien que se escucha a si mismo.
Te dejo una frase:
“Guarda tu lengua en la juventud”, dijo el viejo jefe Wabashaw, “y en la vejez quizá madures un pensamiento que sea de utilidad a tu pueblo”.
(OHIYESA/DR.CHARLES A. EASTMAN, dakota santee, 1902).
Besos.

plinnn... dijo...

Muchas gracias Patricia:))) un beso muy grandeeee y feliz día:))))

Maria dijo...

Hola Patricia
Como siempre muy interesante tu entrada.
Yo soy de hablar mucho, pero tambien me encanta escuchar.
Me gusta conocer a la persona que me está hablando y siempre mirandola a los ojos.
Escuchando se aprende mucho, es la mejor manera de transmitir el conocimiento.
Tambien nos ayuda a comprender algunas conductas de las personas y a perdonar.

En fin , segun dicen, Dios nos dió dos orejas y una boca, para que escuchemos el doble de lo que hablamos.

Adoro tus post!
Mil besos

elintimistasecreto dijo...

Rilke escribió:
"Apaga tus ojos y podré verte/ cierra mis oidos y podré oirte..."
Es curioso, recuerdo con intensidad ratos de silencio compartido, segundos al calor de un abrazo, palabras sueltas como hojas en el viento o incluso un pequeño gesto de ternura. Poco espacio ocupan en mi memoria los discursos, los sermones o los monólogos.
A veces, incluso en la distancia se abren vínculos entre personas.
Has traído un tema muy interesante en tu entrada.
Abrazos

Pep Manel dijo...

Patricia,
Me ha encantado esta entrada... "escuchar a los demás" y "escucharse a uno mismo" qué difícil y qué necesario.
Un saludo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Patricia!
Una lección magistral para aprender.
Considero que saber escuchar es imprescindible, si no escuchamos es imposible aprender.
Yo soy quizá una persona de pacas palabras, o sea hablo lo necesario, pero a veces, me tachan de ser muy callada, y no me gusta. Pero soy como soy y punto.

Es una entra preciosa, enhorabuena.
Un abrazo de esta amiga que te admira. Se

Javier dijo...

Saber escuchar, de las cosas más difíciles que podemos hacer en esta vida... siempre digo que se preocupan mucho en hacernos hablar pero no dedican el mismo tiempo en enseñarnos a escuchar, pero siempre hay tiempo de aprender

Abrazos

SUSANA dijo...

Apropiado, necesario artículo Querida Pat. Corren tiempos de monólogos y prospera la sordera y el aturdimiento. El mundo hace mucho ruido, demasiado, tanto que no podemos o sabemos escuchar y escucharnos.

Es un arte saber escuchar, que no podemos darnos el lujo de perder.

Besitos Querida Amiga.

Conral dijo...

Me gustó mucho tu entrada y tienes toda la razón. Una palabra puede cambiarnos la vida!
Espero que estés bien.
Un abrazo grande desde España
Conchi

Olga i Carles dijo...

La sordera es símblo de no querer escuchar lo que no nos interesa. Ese es un pecado grave, ya que todo nos puede ser de gran ensaeñanza.
Somos aún muy egositas pensando solo en nuestro propio beneficio,
Saber escucharse a si mismo y a los demás con verdadera calma percibiendo cada átomo vibracional es un arte en sabiduría que hay que aprender a cultivar.



Grcias.
Feliz fin de semana.

Javier dijo...

Que grandes verdades dices en tu entrada.
No vivimos en una sociedad en la que se enseñe a escuchar. Mas bien se enseña a hablar, a imponer tus criterios y a obviar los pensamientos y palabras del que tenemos a nuestro lado.
Sí, tu entrada induce a la reflexión.


Saludos.

Tawaki dijo...

Saber escuchar requiere saber implicarse, hacer que el otro te importe y bucear en su interior.

Muchas veces nos sucede que mientras contamos un problema la solución parece venir sola.

Un beso.

Wendy dijo...

Hola Patricia, cómo me ha gustado el post, es el primero que te leo, el tema me interesa y cuanta razón tienes, una cosa es oir y otra escuchar bien y quiero remarcar el párrafo final, decir la verdad pero hacerlo de forma correcta, no hay necesidad de hacer daño al que escucha, es tan simple que parece básico pero en realidad hacemos todo lo contrario excudandonos en excusas lo que, realmente, parece que deseamos es herir al otro.
Gracias po tu visita y comentario.
Feliz semana y besos.

Hada Saltarina dijo...

Fíjate que en eso de la escuha, yo añadiría que es necesario escuchar con interés sincero; porque a veces quienes escuchan lo hacen de una manera profesionalizada, más que nada, y eso a la larga no ayuda. Y tienes razón, hay que medirse al hablar y no confundir la sinceridad con la dureza.

Gracias, Pat, por escuchar y hablar como lo haces. Besos

conxa dijo...

cierto es que somos más hábiles en hablar que escuchar.

He reflexionado seriamente,y he llegado a una conclusión sobre esto:
Si alguien te escucha sin criticar, sin juzgar o evaluar y profundamente en el momento...........Si un amigo te escucha de esa manera.....

Patricia,en el caso de ser algo histérica,asi como yo, pienso que no me está haciendo ni puto caso!!!

NO, en serio....una buena entrada para reflexionar...yo escucho poco.

Por cierto estás perdonada por el retraso a la fiesta!!

ANRAFERA dijo...

...reflexiva entrada, Patricia. Siempre me he dicho que es "importantísimo" saber escuchar. Me encanta la frase con la que finalizas la entrada.
Cordial saludo.
Ramón