Seguidores, sigue estos blogs!

sábado, julio 18, 2015

La importancia de conocer plenamente a tu pareja



Kieu retorna al departamento de su amado Kim, quien se encontraba dormido sobre un pilar de libros debido a su trabajo…Kim siente la presencia de Kieu junto a él pero no completamente despierto pregunta entre suspiros “¿Estas aquí realmente amada mía? ¿O es que este es un sueño?”…Kieu acaricia la cabeza de Kim besandola y contesta “Tenemos ahora la oportunidad de vernos claramente, pero si no vivimos plenamente este momento…esto será solo un sueño”. (Historia Vietnamita)

Cuando fue la última vez que miraste a los ojos de tu amada/o y te preguntaste “¿Quien eres, realmente?”…”¿Quien eres tú, que tomo mi sufrimiento por suyo, y mi felicidad y mi vida por parte de la tuya?”…Si crees que lo sabes, no te conformes con la primera respuesta…

Intentando describir las bondades de vivir el presente plenamente Thich Nhat pregunta si realmente conoces aquel que comparte tu vida…Puede parecer que si, pero si no das completa atención a quien amas, es una forma de matarle…Si están sentados juntos en el automóvil y te encuentras perdido/a en tus pensamientos, asumiendo que sabes todo sobre tu pareja…lentamente…le estas matando pues ese conocimiento es un alimento continuo, 

Pero si prestas atención comienzas a regar la flor de vivir conscientemente el presente junto al ser amado. Y si observas sin juicios o emociones de por medio, comienzas a descubrir muchas cosas sobre esa persona, incluyendo cosas que quizás asumías sabias….como sus alegrías, miedos, inseguridades, sus talentos escondidos, sus aspiraciones en la vida, sus objetivos, sus valores morales, éticos y hasta creencias,…si no practicas correcta atención de ese presente plenamente…¿cómo puedes decir que le amas?

“Creí que tenía al perfecto marido…pero resultó ser un perfecto asesino en serie” Confeso Judith Mawson después de 13 años de matrimonio. (Green River Serial Killer). Un poco extremo, pero real e invita a cuestionarse si las parejas o familias se "conocen" realmente, aparentemente vale mucho más la calidad que la cantidad.  En una hora puedes descubrir muchas cosas sobre tu pareja, si vives plenamente su presente quedaras sorprendido/a que valió la pena dejar los problemas, preocupaciones, actividades y otros en la puerta.

La verdad es que muchos olvidamos este maravilloso presente gracias a nuestros problemas o mente parlanchina que nos lleva al pasado...o al futuro, un hermoso regalo para el cerebro pero que mal usado se convierte en pesadilla…

La física cuántica nos dice que es “el acto de observar” un objeto que hace que este se encuentre allí. En realidad un objeto no existe independientemente de su observador. Interactuamos con un mundo de objetos físicos, pero esto es solo por la forma en que nuestros cerebros traducen los datos sensoriales. En las escalas más pequeñas y más fundamentales de la naturaleza, la idea de “realidad física” es inexistente, Así que, tu observación, tu atención a algo, y tu intención…crea literalmente ese objeto..o… lo elimina. Científico y probado…Bueno esto no solo para que impresiones a tus amigos pero también para que tomes en cuenta que si no vives plenamente tu presente junto al ser amado, como perfecto "observador"…un día…descubrirás que en realidad…quizás no era quien pensabas…

Grrahhmmm  gracias por leer…ahhh …me voy a dormir…

domingo, julio 05, 2015

Tu propia isla bonita



Algunos budistas, Zen, creen que existe una “Tierra Pura” donde la violencia, odio y discriminación fueron reducidos al mínimo. La tierra pura es como un refugio.

Para los cristianos este refugio puede ser Jesús, Dios, o la virgen María… o quizás la esperanza de que algún día entraran al Reino de Dios o al Paraíso…por una eternidad. ¿Cómo te imaginas luce ese paraíso?, ¿quizás hermoso, con tus requerimientos, donde están todos tus familiares o las personas que amas…quizás hasta mágico?...

¿Porque buscamos esa idea de un refugio? …o un paraíso lejano…

Bueno, independientemente de que creas o no en la existencia de un paraíso lejano, según Thich Nhat todos buscamos en cierto modo la seguridad de un refugio, quizás porque un día pudimos sentir la seguridad, alimento y protección en el vientre materno, nada podía preocuparnos pues todo nos era proporcionado… pero al momento de nacer empezamos a llorar al enfrentar el mundo como es. Desde ahí vivimos buscando un lugar seguro de protección. Si un problema o varios nos apena acabamos buscando ese “refugio”, ya sea en la familia, los amigos, el trabajo….el dinero…la bebida… las drogas…hum!… ¿cuál es tu refugio? O ..¿Quién es tu refugio?..¿Qué es tu refugio?

No hay problema, si el resultado te lleva al progreso espiritual y mental…te sientes feliz, con mucha más energía, amor, paz, compasión, ecuanimidad y sabiduría…wow!. Pero ¿que pasara si ese refugio se pierde? Si la familia, los amigos…se van, o se cansan o sus ideas no son las tuyas y solo te están imponiendo indirectamente…o si pierdes tu trabajo, tu dinero…y no mencionemos el alcohol y otros recursos…Te quedarías sin nada y caerías aún mucho más profundo en ¿la depresión? ¿La depresión se volvería tu refugio?...

La tierra pura para algunos budistas existe en el espacio y el tiempo, quizás en nuestra consciencia. El Buda enseñó: “Se una isla en ti mismo. Encuentra un refugio dentro tuyo”. Si por un momento dejas de escuchar tu mente y solo observas tu respiración, de pronto comenzaras a sentir como tu cuerpo reacciona de cierta manera, sientes calor o frio, molestia o cansancio…después de algunos segundos sentirás que alguna “agitación” va perdiéndose en cada respiración. A esto le llaman estar “consciente”…Al observar de manera consciente aprendemos a tocar este presente…tal y como es, sin evaluarlo, sin juzgarlo. Después de unos minutos, en algún momento podemos abrir las puertas a la serenidad, la paz….Para los budistas se puede acceder a esta tierra pura como un refugio practicando el estar consciente y pensar en las tres joyas del budismo.

Quizás algún día cuando te vayas de la tierra encuentres finalmente ese paraíso o refugio, pero para los budistas este refugio es transitorio, como una universidad donde practicas con un profesor y luego te gradúas y regresas a la tierra para continuar. Eventualmente descubres con el tiempo que ese paraíso en realidad está en tu corazón, y que lo tienes cerca de ti…lo tenías todo el tiempo…pero tu viaje a su encuentro es individual, cada ser tiene el derecho de seguir su propia travesía.

Cambio solo sucede cuando tomamos diferentes acciones, sería una locura hacer lo mismo y esperar diferentes resultados no es así?...Depak Chopra afirma que no somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual, en realidad somos seres espirituales que tienen una experiencia humana…Quizás es verdad, quizás valga la pena darle la oportunidad al alma de manifestarse. Y qué mejor que arreglar la cita en tu propia isla; maravillosa y paradisiaca (no creo que le guste mucho si el encuentro es en una prisión de dolor?..ops!)…No somos nuestro cuerpo, ni si quiera nuestro pasado, no somos la opinión del resto…ni si quiera lo que experimentamos es tal y como lo imaginamos.

A veces los que practican budismo son motivados de crear una “mini-tierra pura” en su ambiente. Físicamente; crear un lugar donde puedan compartir su alegría, sus conocimientos y su felicidad…practicar con otros, con amigos o con estudiantes…Afirman que si llevas la isla bonita en tu corazón…tu tierra pura, quizás también puedas crear esa isla en tu ambiente, ayudar a otros…

Como sea, quizás exista un paraíso cuando dejemos la tierra, quizás no…pero a lo mejor valga la pena de vez en cuando viajar a tu isla bonita…o empezar por crear una...aquí y ...ahora…

domingo, junio 14, 2015

Dime como hablas y te diré quien eres.




Palabras, palabras, palabras…¿.cuan importantes son en nuestras vidas? …¿lo son?

Aún recuerdo el día que presente a mi hermana a mis amistades en Indonesia, en indonesio  la palabra “hermano o hermana” se traduce por “kaka”…así de simple; y ya me imagino que están pensando (sobre todo si tu hermano mayor te causó dolores de cabeza).  Debo confesar que en algún momento sonreí con placer al presentar a mi hermana abiertamente como  “mi kaka” …por el contrario hermano o hermana menor se traduce por “Adek” …no es mi culpa (los indonesios saben lo que hacen jo jo). La verdad es que esta y otras palabras  cambiaron un poco  mi “percepción” sobre su efecto en mi vida…ya me acostumbre a leer “semen a la venta” (por cemento a la venta)…o “Verga” como nombre (y dicho sea mi nombre como nombre masculino). ..En fin.(solo lo entenderan en algunos paises)...

Es interesante mencionar a Anthony Robbins; “Las palabras que escogemos para comunicarnos pueden tener un poder, las palabras que utilizas habitualmente cuando te comunicas con otros o contigo mismo pueden afectar tanto que crean una experiencia o aún mejor, tu diaria experiencia”. Y fue tan intenso el estudio de Robbins que invento lo que el llamo “El vocabulario que transforma”.  Las palabras que utilizamos se convierten en nuestra experiencia, decir “estoy enojada” te dará una emoción muy diferente a decir “estoy molesta” o “estoy furiosa” aunque quizás el sentimiento en sí, sea el mismo (y no al revés)…y la cosa puede ir más lejos; si te pones a observar…. ¿cuantas palabras que describen una emoción positiva pronuncias en un día? Y ¿cuantas emociones negativas? Quizás te des cuenta que “estado” estas creando en tu diario quehacer. Según Robbins algunas lenguas nativo-americanas no conocen la palabra “mentir”.

Podrías utilizar algunas palabras para disminuir tu estado emotivo, quizás eliminar de tu vocabulario la palabra “depresión” y ver el efecto que causa en ti, o utilizar la palabra “prefiero no tomar café” en vez de “odio el café” (u otras cosas o personas que crees “odiar”) cambiar la palabra “fracaso” por la de “aprendiendo”…

Si ponemos atención en la manera como nos comunicamos con otras personas, también veremos el efecto del que somos capaces de crear…o destruir… De hecho nuestros padres crearon muchas cosas en nuestro comportamiento solo mediante la manera como se comunicaban. De hecho el autor del libro “Las palabras pueden cambiar tu vida” afirma que hablando de manera positiva y optimista frecuentemente ayuda a estimular la actividad del lóbulo frontal responsable de actuar y de planificar.
En fin, vivimos en un mundo lleno de comunicación verbal, los expertos en marketing lo saben, los médicos, negociadores, políticos,  terapeutas conscientes… y….tu y yo….quizás sería bueno empezar a escuchar, sobre todo escucharnos más y poner  atención en lo que decimos… tomar control de nuestras vidas en todo sentido.


Mi hermana acabo acostumbrándose a mis bromas, sabe cuánto le quiero… y su estadía en Indonesia termino junto a la familia en una larga mesa riendo, todos cenando frente al mar mientras que un grupo tocaba la canción “Sukiyaki”...el cielo se vestía de rojo…y ….ahhh jamás lo olvidaremos. …
La vida se merece una oportunidad para ser feliz.

martes, junio 02, 2015

Libre albedrio


Según sea la causa, así será el efecto. Según sea la semilla, así será el fruto. Segun sea la acción así será el resultado.

Un labrador siembra dos semillas en el mismo terreno, la una de caña de azúcar, la otra de Neem, un árbol tropical muy amargo. Dos semillas en la misma tierra, recibiendo la misma agua, el mismo sol, el mismo aire; la naturaleza proporciona a ambas el mismo alimento, sol y lluvia….

Brotan dos plántulas y empiezan a crecer. ¿Que le ha sucedido al Neem? Se ha desarrollado amargo en cada fibra, mientras que cada fibra de la caña de azúcar ha desarrollado dulzor.
Porque es la naturaleza, o porque es Dios – si lo prefieres- tan gentil con una y tan cruel con la otra? La una es dulce, la otra amarga.

No, la naturaleza ni es gentil ni es cruel. Funciona con arreglo a reglas fijas. La naturaleza lo único que hace es ayudar a que se manifieste la cualidad de la semilla. Todo el alimento que proporciona se limita a ayudar a que la semilla revele la cualidad que va latente en ella. La semilla de caña de azúcar tiene la cualidad del dulzor y, por tanto, la planta será dulce. La semilla del neem tiene la cualidad del amargor, y la planta no será sino amarga.

Según sea la semilla, así será el fruto.

El labrador se acerca al neem, le hace tres reverencias, le da 108 vueltas, le ofrece flores, incienso, velas, frutas y golosinas y a continuación comienza a rezar: “Dios del Neem, por favor, concédeme mangos, quiero dulces mangos!! Pobre Dios del Neem! No puede concedérselo, no tiene poder para hacerlo…

Si alguien quiere mangos, tiene que plantar la semilla del mango, y así no necesitara llorar, ni implorar ayuda a nadie, pues el fruto que obtendrá no será otra cosa sino mangos. Según sea la semilla así será el fruto.

El problema radica cuando no prestamos atención cuando sembramos la semilla. Sembramos semillas de neem pero cuando llega el tiempo de recoger el fruto nos ponemos repentinamente en alerta, queremos mangos y seguimos quejándonos, implorando y esperando mangos…

Nada sucede sin causa. No es posible... Algunas veces las limitaciones de nuestros sentidos e intelecto hacen que la causa no se vea con claridad, pero eso no significa que no la tengan.
Tú y yo somos creadores de un número increíble de decisiones. En cada momento de nuestra existencia, vivimos en este campo de varias posibilidades en las que tenemos acceso a una variedad de elecciones. Algunas de estas acciones las hacemos conscientemente y otras de manera inconsciente.

Lo quieras o no, te guste o no, todo lo que esta sucediendo en este momento es el resultado de las elecciones que has hecho en el pasado. Por desgracia muchos de nosotros decidimos de manera inconsciente y pensamos que no son opciones…pero lo son…y muchas veces, aunque no lo creas…una sola decisión puede cambiar por completo tu futuro.

La historia proviene del libro “La Vipassana” de William Hart, y parte del texto de la “ley del Karma” de Deepak Chopra.

De regreso al mundo bloguero ....Me anime a celebrar el Waisak ...hum..just .happy :)

sábado, noviembre 15, 2014

Recordando a Dios



Fue hace mucho atrás, casi recién llegando a Indonesia…me encontraba sentada en un piso de piedra negra frio. Con las piernas cruzadas, mis manos seguían paso a paso el ritual conjunto para abrir los “chacras”. Estaba con un grupo de creyentes hindú en un templo en Bandung, a nuestro ritual de movimiento sincronizado de las manos le acompañaba el canto de mantras en sanscrito.

Tenía arroz crudo pegado en las cienes que me había sido colocado por el “gran gurú” del lugar. Un simpático anciano de larga túnica y pañuelo en la cabeza blancos. Lanzábamos flores como parte de nuestro ritual y estas parecían llover simpáticamente como una sutil danza con los finos humos emitidos por los inciensos que cada participante colocaba frente suyo. 

Comenzaba a atardecer, el cielo comenzaba a pintarse de rojo y anaranjado. Dos guardianes de piedra se encontraban a la puerta de aquel templo clásico balines. Los guardianes eran dos estatuas de leones de dientes afilados y  faldas color negro y blanco.

Creí que me encontraba lo suficientemente concentrada cuando de pronto un sonido hiso que abriera mis ojos bruscamente. Eran los repliques de las campanas de una iglesia…uno tras otro casi como si me llamaran. Era domingo y las campanas llamaban a misa; en cada replique mis movimientos de pronto se paraban, me aturdían…hacían que perdiera la concentración…

Mis ojos se dirigieron a la torre frente mío, sin darme cuenta cada movimiento del ritual que estaba realizando, cada parte del templo, cada estatua, flor e incienso se convertían en verdugos que me gritaban: “traicionera!”…

Comencé a preguntarme si estaba haciendo lo correcto…Me preguntaba si en realidad estaba acercándome o alejándome de Dios…¿es que acaso traicionaba los muchos años de dedicación católica de mis padres, profesores y monjas de la escuela donde estudie?....¿Acaso estaba en el camino correcto?...Comencé a preguntarme si acaso existía “un camino”...Y comencé a dudar, de pronto mis movimientos se detenían y mi mente siguió cuestionando…¿es que acaso debería abandonarlo todo? …¿y qué pasa si nada de esto era lo correcto?...nada, nada…nada…
Agobiada por el “pecado” de mi traición, desesperada me pare bruscamente y salí corriendo del templo como si fuera una fugitiva, cruce la calle angosta y me dirigí corriendo a la iglesia de las campanadas. Entre rápidamente pidiendo perdón y me arrodille en el altar aun agitada para rezar por perdón y misericordia.

De pronto la risa de un niño interrumpió mis oraciones, abrí los ojos y me di cuenta que el niño me apuntaba aunque su madre intentaba callarlo…me di cuenta como la historia del rey desnudo que aun llevaba las túnicas hindús y el arroz en las cienes mientras todo el resto de personas vestían sus mejores galas como lo hacen los católicos en Indonesia, también que había interrumpido la misa para arrodillarme en el altar bruscamente….todos murmuraban…

Por primera vez en mi vida me di cuenta que hasta el momento había corrido en mi vida sin pararme a pensar, sin detenerme por un segundo a pensar si actuaba automáticamente o no. Quizás la vida se reía de mi.

En un mundo tan pequeño pareciera que los humanos hiciéramos cosas diferentes según nuestra cultura, circunstancia o credo religioso pero la verdad al final somos tan iguales…amamos, formamos familias, procreamos, construimos, somos ambiciosos, sufrimos, lloramos y finalmente morimos bajo un rito o sin él, con gente a nuestro alrededor o solos en un campo de batalla…..

Recibimos información de todo lado, de los que nos aman cuando somos niños, de nuestro ambiente, de los credos religiosos, de los que nos enseñan ritos, teologías y caminos de salvación, de los amigos, de la sociedad….escuchamos tanto de fuera que olvidamos escuchar de adentro…olvidamos preguntarnos, corriendo por la vida de un templo al otro, de un problema al otro, de una circunstancia a la otra, de un trabajo al otro, ni por un momento nos paramos como si detuviéramos el tiempo…para comenzar a vivir…

Y aunque creemos que solo somos animales racionales, ambiciosos e imperfectos, olvidamos por un momento que somos más  de lo que asumimos; y que este mundo y el universo es mucho más de lo que aparenta…y que la “realidad” puede ser cuestionada.

La verdad es que lo olvidamos porque nos confundimos, crecemos en miedos, pensando que solo cuanto nos cuentan o vemos es real. Si nos hieren acabamos desconfiando de todos y crecemos atemorizados siguiendo un sistema rígido impuesto por años, corriendo  de un placer temporal al otro, corriendo de una pena a la otra, creyendo que sabemos quiénes somos…pero somos más que eso.

Con el tiempo descubrí que no era la religión hindú ni la católica ni ninguna otra la que definitivamente me acercaría a Dios, eran solo herramientas pero que debía conocerlas, al conocerlas profundamente podría entender la filosofía de vida y de cada forma de ver a Dios, algo me movía internamente a seguir indagando en ellas y en cada lección aprendí a cuestionarme….después de un tiempo aprendí que  Dios está en todo, su amor es tan fuerte y generoso que pareciera que escuchara cada pregunta, cada lamento…cada duda….aunque a veces le demos la espalda.

No es un mago que cumple deseos, ni es un juez que castiga, no está encerrado en un nombre que lo conceptualiza……simplemente ES.

Cada uno aprende a su manera y cada uno debe vivir cuanto debe experimentar por alguna razón…la mía fue de esta manera…y mirando hacia atrás después de todo puedo decir que no me arrepiento porque aprendí a mi manera.

Bueno, ya se fueron algunas de mis amistades blogueras de vacación a conversar con el sol por el verano....ahora me toca a mí ….asi que me voy de vacación…les deseo una hermosa navidad y un feliz año nuevo…que la paz verdadera del amor de Dios llegue a cada uno de sus hogares…

Nos vemos cuando regrese :)


sábado, octubre 11, 2014

La verdadera perfección



La verdadera perfección parece imperfecta,
Sin embargo, es perfecta en sí misma.
La verdadera plenitud parece vacía,
Sin embargo, está plenamente presente.

La verdadera rectitud parece torcida.
La verdadera sabiduría parece una tontería.
El verdadero arte parece no serlo.

El Maestro  permite que las cosas sucedan.
Ella da forma a los eventos como vienen.
Da un paso fuera del camino
Y  permite que el  Tao hable por sí mismo.
- Lao Tzu - 


Hace mucho atrás tuve la suerte de visitar una empresa de tela pintada a mano en Indonesia. Cada obra era un regalo de arte, dedicación  y belleza…me le acerque a una de las artesanas mientras ella trabajaba,  alabando su trabajo me di cuenta que ella había dejado una punta del decorado sin terminar. Le pregunte si lo terminaría después; a lo que ella contesto: “Lo deje intencionalmente,  si las telas no presentan defectos o errores los clientes pueden confundirlas con pintados industriales y no pagar el precio que se demanda por la duda de su veracidad”. …

Lao Tzu solía decir que nada es bueno o malo, las cosas simplemente son. Quizás es verdad que las cosas toman el matiz que le dan la agudeza de nuestras percepciones. La vida es corta aunque no parezca y sigue la esencia de la naturaleza…aprendamos a sacar lo mejor de ella y vivir en paz de la mejor manera que cada uno pueda, con lo que le es atribuido o quitado…


En algún momento de la meditación, mi mente calla y me hago consciente del presente…mi alma encuentra la verdadera plenitud…es cuando mi mente está completamente vacía.

sábado, septiembre 20, 2014

Ramayana y la enseñanza sobre la ira



La historia de Ramayana brinda tantas enseñanzas que es difícil encontrar solo una, sin embargo me parece que también puede aportar en lo referente a la ira y rabia descontrolada:

Rama y Sita eran una pareja unida por mucho amor, comprensión y conocimiento mutuo. Cuando Rama fue exiliado al bosque, vivió junto a su amada esposa donde fueron felices pues se tenían el uno al otro; sin embargo en el desarrollo de su vida Sita fue tentada por el rey de los demonios: Ravana, quien puso un hermoso ciervo dorado frente a la casa de Sita y Rama. Sita pidió a Rama lo cazara; y una vez sola Ravana la secuestro. Ravana estaba enamorado de Sita.

¿Cuantas veces nos tienta una adicción?  En este caso una emoción negativa como la ira puede considerarse una adicción como cualquier otra adicción (drogas, bebidas, sexo, etc.). Ese “demonio” disfrazado solo necesita poner la “tentación” frente tuyo para que en tu deseo de alcanzarlo lo dejes todo…incluyendo el amor y la felicidad. ¿Cuán fácil es tentarte? ¿Cuán alto es tu nivel de tolerancia? ¿Te has convertido en dependiente?

Sin pensarlo dos veces nuestra primera reacción es la rabia descontrolada, de pronto lo destrozamos todo, arrasamos con el “agresor”, con el ambiente, con todo cuanto nos rodea…consideramos que debemos poner justicia inmediata pues nuestro ego ha sido herido.

Sita tuvo que vivir en el palacio de Ravana secuestrada, encerrada en la miseria demoniaca. Y es así cuando no podemos entender propiamente una emoción negativa. Nos convertimos en presas fáciles de muros limitados, no somos verdaderamente libres. No sabemos lo que es vivir plenamente.
Rama no podía permitirlo y por el inmenso amor que le tenía a Sita aguanto la pelea con Ravana hasta construir un puente desde donde estaba hasta el castillo de Ravana. Pobre Rama tuvo que aguantar muchas penas, como las personas que nos aman de verdad. Tuvo que sufrir todas las flechas de dolor que Ravana lanzo hacia él. Y aun así se mantuvo firme. ¿Es tu adicción la causa del dolor hacia otras personas? ¿Cuantas veces has hecho llorar a alguien? ¿Qué hay de las heridas al corazón que tu adicción causo a quienes amas?...

Januman, fiel compañero de Rama, rey de los monos de poder y fuerza ilimitada; pudo llegar al palacio de Ravana y encontrar a Sita. Mostrándole el anillo de Rama ofreció a Sita rescatarla, pero ella se negó argumentando que debía ser Rama quien debía hacerlo.

Para mí que esta parte es la que entrega ese final tan triste a la historia, aunque claro el Ramayana tiene muchas interpretaciones y enseñanzas de quienes conocen profundamente la mitología hindú (mejor que yo). Es curioso como a veces nos encaprichamos en esperar recibir y pocas veces dar de nosotros mismos. ¿Cuantas veces decimos te quiero o te amo? ¿Cuantas veces intentamos entregar nuestra confianza? ¿Realmente ponemos todo el esfuerzo por aprender a cambiar una emoción negativa como la ira? Realmente intentamos cambiar o nos conformamos con intentar levemente pero recaer una y otra vez en la misma actitud…repetir el viejo habito una y otra vez con quizás la más trillada infantil frase de “deben aceptarme como soy” pero eres realmente esa persona rabiosa? Es ese tu verdadero yo?...Yo creo que eres más que ello y vales mucho por dentro, te mereces ser verdaderamente feliz.

En fin finalmente Rama rescata a Sita, aniquilando a Ravana. Pero surge la desconfianza en Rama sobre la castidad de Sita (habiendo vivido tanto tiempo junto a Ravana)…Es triste la situación de Sita, ella muere tragada por la tierra, adolorida y apenada después de haber pasado por el fuego voluntariamente; después de todo se quedó sin Rama y sin Ravana.

Un final muy triste; pero aun las personas que nos aman intensamente en algún momento cesan de creer. Ya no existe la confianza por tus tan frecuentes actitudes. Por el dolor que causaste una y otra vez. Aun la gente que no te ama pero te conoce comienza a “calificarte” bajo un concepto (aquel que se irrita fácilmente, aquel abusivo, aquel del que es mejor alejarse, etc.) y sucede con cualquier adicción. Esto me recuerda a una amiga que me decía que era fácil reconocer a un hombre que no desea compromisos o es fóbico al compromiso, solo pronuncia la palabra “no es juego o futuro juntos” y saldrá corriendo como venado asustado…y lastimosamente así es. Los humanos podemos crear acciones tan frecuentes que valen mucho más que las palabras y que la gente alrededor aprende a reconocerlas como parámetros descriptivos.

Pero tu caso es único, solo tú albergas el poder de cambiar tu destino. Solo tú puedes hacer realidad tus sueños. No esperes hasta que las llamas del fuego de esa adicción como la ira y rabia descontrolada te devoren destrozando tu vida y la paz que te mereces. Está en tus manos. 
Se feliz….te lo mereces....

domingo, agosto 10, 2014

¿Derrotada, caída, deprimida? (continuación).





Continuando con el anterior post…abres los brazos, dejas ir aquello que te esta “pesando” en la mente y los pensamientos que te están causando la depresión…y con la mente en “blanco”…observas.

Las cuatro verdades son prácticamente la base de las enseñanzas budistas; principios básicos y que ciertamente ayudan en momentos de tristeza y sufrimiento, estas cuatro verdades son:

1.       Todos sufrimos de alguna manera o en algún momento de nuestra vida. El carácter en chino de sufrimiento es el mismo de “amargo”…y es verdad, el sufrimiento es amargo. Escaparle no tiene sentido, buscar ayuda en placeres temporales, esconderse, deprimirse todo el tiempo, auto-compadecerse tampoco lo alejaría…es parte de la realidad, del mundo. Por eso con la mente en blanco podemos ahora “tocarle” sin miedo, reconocerle y aceptarlo como parte de tu vida, del proceso de desarrollo. Entonces podemos proceder a la segunda verdad:

2.       Después de estar conscientes de esta realidad (tocarla) podemos proceder a tratar de encontrar su origen, raíces, naturaleza, creación tanto de manera espiritual como material…¿cual es el significado de este sufrimiento? ¿Cuál es su mensaje?. La verdad es que nuestro sufrimiento es “santo” decía Thich Nhat, sobre todo si le observamos profundamente y no nos dejamos ahogar en un mar de llantos. Recuerdo que un día una amiga religiosa me dijo “no entiendo de verdad este mi sufrimiento, pero tengo Fe que cuando llegue el momento apropiado ciertamente lo entenderé por completo”. Y ese momento llega. Porque nada es permanente, desde el movimiento del cosmos hasta la muerte de miles de células en nuestro cuerpo, ¡y todo en un solo segundo!

3.       La tercera verdad nos habla del final de este sufrimiento, si no crees que existe un fin para este sufrimiento ¿entonces cual el uso de practicar o entender tu sufrimiento? Regresa a tu mar de lágrimas y penas (te regalo una caja de pañuelos, cuando termines regresa). De hecho el mismo Dalai Lama alienta a todos aquellos que deseen practicar el budismo a aceptar ante todas las cosas que existe un final del sufrimiento y un camino a la felicidad; porque esta es posible. Quizás estés pensando “es que no sabes por cuanto estoy pasando”; es verdad, no lo sé…pero si sé que muchos pasaron por verdaderos infiernos…y que cambiaron sus vidas para bien…y fue gracias a su sufrimiento. Siempre habrá alguien que pasó algo aproximado a lo que estás pasando y publica sus “herramientas de ayuda”…y que por suerte puedes acceder en cualquier momento (gracias al internet). O alguien que decide convertir una mala experiencia del pasado en la fuerza para ayudar a otros como el caso de gente que fue abusada en la niñez y ahora ayuda o hasta crea centros de ayuda contra el abuso infantil (por ejemplo).
En mi momento de tristeza (citado en el post anterior) recordé las palabras de Donald Trump: “Estaba en crisis; Forbes, BusinessWeek, New York Times publicaban historias de mi gran crisis y mucha gente parecía feliz al respecto…treinta bancos me esperaban en una gran mesa, había caído bajo…pero recordé a Levitt William quien me enseñó una gran lección…él había cometido tres errores: Se retiró, se casó con la mujer equivocada y se trasladó a Francia pero regreso después de 20 años pretendiendo manejar su negocio y cayó en bancarrota…nunca se recuperó del todo y me dijo: Jamás pierdas tu impulso…Y Donald aconseja: Mantén tu impulso”…Ya, todos sabemos que ahora Donald Trump es uno de los multimillonarios más famosos del mundo, paso una prueba….otros se suicidan.
Con una mejilla en el piso pensé, ¿de qué impulso está hablando Donald Trump? (suspiro)...Es rescatable lo que una experiencia puede enseñar a cualquier vida. Pensándola bien, la verdad es que todos tenemos un "impulso", una fuerza o fortaleza interna que nos empuja a seguir adelante y lograr cosas increíblemente maravillosas!…después de observar muchas vidas me voy dando cuenta que la mejor y mayor fuerza para ese impulso, aquella que jamás traerá remordimientos, pura y clara no podría ser mejor descrita que por Brian Weiss:
“El amor es la respuesta primordial. No es una abstracción, sino una energía real, o una gama de energías, que tú mismo puedes crear y conservar dentro de tu ser. Se trata simplemente de amar. Estas empezando a alcanzar a Dios dentro de ti. Siente el amor y exprésalo. El amor hace que el miedo se desvanezca. No puedes sentir ningún temor si sientes amor. Como todo es energía y el amor abarca todas las energías, todo es amor. Esta es la clave de la naturaleza de Dios. El orgullo, la arrogancia, la desconfianza, el miedo, son sentimientos innecesarios. Estos aspectos del ego te alejan de la sabiduría, de la felicidad de Dios. Has de trascender el ego y encontrar tu verdadero yo, que es permanente, tu parte sabia, llena de amor, la que te proporciona confianza y te da felicidad. Ansiáis la ilusión de la seguridad en lugar de desear la seguridad de la sabiduría y el amor. Anheláis ser aceptados cuando en realidad nunca podéis ser rechazados”.
Sentía que un paso pequeño y pronto caería a un barranco pero pensé que en realidad esa no era una opción…así que me pare nuevamente, monte mi caballo imaginario y enfrente aquellos demonios enfurecidos…(muchos eran solo mis miedos e inseguridades). Así que aquí voy nuevamente!!

4.       La cuarta verdad es el camino que nos conduce a abstenerse de hacer las cosas que nos causan sufrimiento. Buda le llamo “El camino de ocho prácticas”. Y por ser demasiado extenso y no poder ser publicado en este post (que ya me excedí) aconsejo leerlo.

Como de costumbre les dejo una canción: New Day y en plus les dejo un video :) Sean felices...