Seguidores, sigue estos blogs!

domingo, septiembre 20, 2015

Las dos verdades




Dicen que la verdad es una sola, pero…¿lo es?

Según el budismo existen dos verdades, la relativa o Paramartha satya y la absoluta o samvitri satya.
Aaaahh nos va bien…nos sentimos vivir como Sandra Bullock o George Clooney..(En fin pon tu rico y famoso favorito)…y entonces nos sentimos muy “felices”…hasta nos volvemos arrogantes…pero de pronto un día, todo sale mal, no manejaste bien tus finanzas, o caes enfermo, ocurre una tragedia, o te hieren profundamente…caes en depresión, frustración, el miedo te arrebata la sonrisa… Como las olas del mar…un día arriba y alto….otro instante abajo…frustrado sientes que nadie te reconoce….

Y es en esos momentos amargos que nos olvidamos de Dios… ¿dónde está cuando más lo necesito? Nos olvidamos de amar, ¿cómo hacerlo si me hirieron mucho?...Nos olvidamos de sonreír…..se nos seca el corazón…..mejor ponerle un muro, cerrarlo con mis llaves, así quizás jamás sufriremos otra vez. O mejor aún porque no “cobrar” mi dolor hacia otros, ¿alguien es culpable por todo este dolor no?…..Muchos creen que para evitar sufrir se debe sacrificar la felicidad…cuan errado.

Finalmente te acercas a un monje budista quien meditando, escucha tus penas…y después de tu larga biografía, muchas lágrimas y sonadas de nariz tan intensas que finalmente lo "despiertan"…él sonríe calmadamente y te dice “El sufrimiento no es objetivo, depende largamente en la forma como lo percibes, aprende las dos verdades.”….Luego calla, y regresa a su meditación….

Bueno, ¿Qué es lo que él quiere decir? …por un lado, que debes aceptar que lo que a ti pareciera dolor, a ojos de otros no podría ser así. Como el de no ser presidente de una gran empresa, quizás tu ambición pareciera grandiosa y al no cumplirla sientes dolor, pero quizás para el mismo presidente es doloroso estar en ese puesto. “tú tienes tiempo para compartir con tu familia, yo tengo que trabajar hasta los fines de semana” te diría angustiado…entonces la verdad de tu sufrimiento es relativa. Es una verdad relativa.

Por otro lado, es verdad que un dolor de muelas por ejemplo no se puede negar, y nadie te diría que depende de cómo la ves. Es dolor, esta ahí, lo sientes. Para curarte, tienes que reconocer su existencia, entender sus causas y buscar medicina. Y otra vez, los budistas la llamarían también verdad relativa. ¿Porque? Porque después de su cura, y cuando estás bien no celebras “tu no dolor de muelas”, de hecho jamás te pusiste a pensar en tu no dolor de cabeza u otra parte de tu cuerpecito porque estabas hundido en otros sufrimientos....

Thich Nhat decía cuando ponemos un final a nuestro sufrimiento sentimos una alegría relativa. Pero cuando todos nuestros conceptos de sufrimiento y no sufrimiento alegría y no alegría cesan es entonces cuando aprendemos a reconocer la verdad absoluta. ¿Cuál es esa verdad absoluta? La encontramos en nuestra esencia, en nuestro interior. Las olas suben y bajan pero si la ola toca su esencia que es “agua” tocara la felicidad absoluta, pues el agua no cambia con las mareas o la calma…necesitamos la verdad relativa para reconocer nuestra naturaleza, pero no podemos permitir que nos aprisione y nos impida ver la verdad absoluta. Nirvana viene del sanscrito y significa “extinción”, y primero que nada es extinción de todos los conceptos y nociones preconcebidas.

Nuestra vida es el camino y no el destino, el sufrimiento podría ser llamado santo, porque nos ayuda a desarrollarnos. Es nuestra guía, reconócela en tu corazón, y observa profundamente su esencia, sin pre-conceptos, sin juzgar…vacía tu mente y encontraras la respuesta. El camino para salir del sufrimiento depende mucho de cómo lo ves y este sufrimiento en realidad es tu guía hacia la verdad absoluta.  

Las enseñanzas budistas de las dos verdades son también un concepto. Pero si aprendemos a usarlas apropiadamente, esto puede ayudarnos a penetrar la realidad misma.

Recuerdo que cuando aprendía a meditar los primeros días fueron de mucho dolor, mi mente hablaba todo el tiempo y me dolían las piernas, la espalda…la misma posición todo el tiempo….ohh me decía “como puedo ser tan aburrida que no me aguanto sola conmigo misma!!”…el tiempo paso y ahora la meditación solo me trae paz. Y me recuerda a un poema vietnamita mencionado por el mismo Thich:

“La gente habla todo el tiempo de su sufrimiento y su alegría.
¿Pero cuál es la causa de su sufrimiento o de su alegría?
Alegría de los placeres sensuales siempre llevaran al dolor,
Y sufrimientos concebidos durante la práctica del camino a la liberación siempre llevaran alegría.
Donde hay dolor, hay sufrimiento”

Si no vives la felicidad relativa y la comprendes, tampoco podrás comprender la felicidad absoluta. Aun me queda mucho por aprender, mucho por recorrer….lo se…caigo, me levanto…pero mi vida es mi herramienta, es mi camino.

No te aprisiones por nadie, nada, ni si quiera tú mismo…la felicidad absoluta existe y es la puerta a la verdadera libertad, solo tienes que practicarla…

Les dejo una de mis canciones favoritas….”BornFree” ...tiene una letra muy linda.




16 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Patricia, me ha encantado tu reflexión sobre la verdad relativa y absoluta...Es cierto que no nos damos cuenta de que el dolor es relativo y nos conduce a la superación. El dolor es un gran maestro, nos lleva poco a poco hacia la paciencia, la comprensión, el temple, la humildad y la luz...Precisamente ahora estoy pasando unos meses duros con mis rodillas y trato de aceptar esta lección que me trae la vida...Tu post me viene de maravilla, amiga.
El espíritu se supera, se hace grande en las dificultades...En ello estamos, Patricia.
Mi gratitud por tus buenos posts y mi abrazo inmenso por tu buen hacer.
M.Jesús

Genín dijo...

Yo lo hago medio al revés, practico la libertad para acercarme lo mas posible a una felicidad razonable... :)
Besos y salud

AMALIA dijo...

Tengo mucho que aprender todavía.
Nuestra actitud influye mucho a la hora de enfrentarnos con un problema
Y, a pesar del sufrimiento, no podemos dejarnos vencer.
Muchas gracias por tus letras
Un beso grande y muy feliz otoño.

RECOMENZAR dijo...

Si no vives la felicidad relativa y la comprendes, tampoco podrás comprender la felicidad absoluta. Aun me queda mucho por aprender, mucho por recorrer….lo se…caigo, me levanto…pero mi vida es mi herramienta, es mi camino.
Tan abierta genial en tus pensamientos tan sabios

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

No sabes el bien que me ha hecho tu entrada, realmente necesitaba palabras como las que he leído, muchas gracias... y gracias, también por visitarme.

Abrazos.

Sara O. Durán dijo...

Gracias, Patricia. Llegaste en un gran día y eso es bueno.
Hace tiempo que admiro mucho de los preceptos del budismo, es muy liberador y reconfortante, nos lleva a lo esencial y a aplacar las pasiones, Y eso nos serena y lleva a la plenitud en paz. A la verdadera armonía.
Muchos besitos, me quedaré por acá.

Abril Sampere dijo...

Me encanta lo que has escrito, pese a las situaciones adversas a las que debemos enfrentarnos debemos poner mucha fuerza para superarla, de ellas aprendemos y mucho..... besitos

Maria Rosa dijo...


Nuestra vida la construimos nosotros. El dolor convive en nuestro cuerpo y en ciertas cosas que nos pasan, hay que aprender a convivir con el y superarlo. No siempre todo puede ser color de rosa, si hasta el gris logra ser hermoso. Muy interesante tu entrada.


Un abrazo.

mariarosa

Michelle LL dijo...

Amazing post dear! Have a nice day! <3

Francis dijo...

Qué difícil es descubrir y practicar la verdadera libertad... con tantas ataduras innecesarias¡¡
genial entrada¡¡ feliz semana y se feliz¡¡¡

Hada Saltarina dijo...

Ay, Patricia, me ha llegado produndamente eso que dices de las olas que suben y bajan, vienen y van, pero el AGUA permanece. Gracias!!!!!

Manuel dijo...

Esos momentos de dolor y sufrimiento, son los que nos curten como personas, ya que no sabemos lo que nos deparará esta dura vida; por lo que siempre es mejor que nos coja preparados.
Muy interesantes tus entradas.
Un abrazo.

**kadannek** dijo...

En estos momentos me viene muy bien tu reflexión y hermosa información que nos regalas. La verdad de una persona no es tu verdad, pero no significa que no sea una realidad. Por eso es menester empatizar con el sufrimiento ajeno y quizás y, ayudar al resto a verlo desde otra perspectiva.
Te he extrañado. Un abrazo.

Soñadora dijo...

Hola Patricia, gracias por tan certera reflexión.

Un abrazo!

alp dijo...

Desde luego difícil pregunta...es como la política...uno para un lado y otro para otro..un saludo desde Murcia..difícil reflexión...

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Lass verdades caminan en la geografía del mundo y se identifican con misteriosa y audàz lupa.