Seguidores, sigue estos blogs!

martes, junio 02, 2015

Libre albedrio


Según sea la causa, así será el efecto. Según sea la semilla, así será el fruto. Segun sea la acción así será el resultado.

Un labrador siembra dos semillas en el mismo terreno, la una de caña de azúcar, la otra de Neem, un árbol tropical muy amargo. Dos semillas en la misma tierra, recibiendo la misma agua, el mismo sol, el mismo aire; la naturaleza proporciona a ambas el mismo alimento, sol y lluvia….

Brotan dos plántulas y empiezan a crecer. ¿Que le ha sucedido al Neem? Se ha desarrollado amargo en cada fibra, mientras que cada fibra de la caña de azúcar ha desarrollado dulzor.
Porque es la naturaleza, o porque es Dios – si lo prefieres- tan gentil con una y tan cruel con la otra? La una es dulce, la otra amarga.

No, la naturaleza ni es gentil ni es cruel. Funciona con arreglo a reglas fijas. La naturaleza lo único que hace es ayudar a que se manifieste la cualidad de la semilla. Todo el alimento que proporciona se limita a ayudar a que la semilla revele la cualidad que va latente en ella. La semilla de caña de azúcar tiene la cualidad del dulzor y, por tanto, la planta será dulce. La semilla del neem tiene la cualidad del amargor, y la planta no será sino amarga.

Según sea la semilla, así será el fruto.

El labrador se acerca al neem, le hace tres reverencias, le da 108 vueltas, le ofrece flores, incienso, velas, frutas y golosinas y a continuación comienza a rezar: “Dios del Neem, por favor, concédeme mangos, quiero dulces mangos!! Pobre Dios del Neem! No puede concedérselo, no tiene poder para hacerlo…

Si alguien quiere mangos, tiene que plantar la semilla del mango, y así no necesitara llorar, ni implorar ayuda a nadie, pues el fruto que obtendrá no será otra cosa sino mangos. Según sea la semilla así será el fruto.

El problema radica cuando no prestamos atención cuando sembramos la semilla. Sembramos semillas de neem pero cuando llega el tiempo de recoger el fruto nos ponemos repentinamente en alerta, queremos mangos y seguimos quejándonos, implorando y esperando mangos…

Nada sucede sin causa. No es posible... Algunas veces las limitaciones de nuestros sentidos e intelecto hacen que la causa no se vea con claridad, pero eso no significa que no la tengan.
Tú y yo somos creadores de un número increíble de decisiones. En cada momento de nuestra existencia, vivimos en este campo de varias posibilidades en las que tenemos acceso a una variedad de elecciones. Algunas de estas acciones las hacemos conscientemente y otras de manera inconsciente.

Lo quieras o no, te guste o no, todo lo que esta sucediendo en este momento es el resultado de las elecciones que has hecho en el pasado. Por desgracia muchos de nosotros decidimos de manera inconsciente y pensamos que no son opciones…pero lo son…y muchas veces, aunque no lo creas…una sola decisión puede cambiar por completo tu futuro.

La historia proviene del libro “La Vipassana” de William Hart, y parte del texto de la “ley del Karma” de Deepak Chopra.

De regreso al mundo bloguero ....Me anime a celebrar el Waisak ...hum..just .happy :)

11 comentarios:

Saudades Ricardo dijo...

Contínuamente estamos tomando caminos y nunca sabremos si ha sido el acertado.

Un abrazo.

Gabriela dijo...

Es como esa historia del padre que le enseña al hijo que el eco le devolverá las mismas palabras que pronuncie. Si dice cosas amables, la vida (el eco) te devolverá palabras amables.

Genín dijo...

Claro, la gente que fuma tiene muchas posibilidades de terminar con un cáncer de, por ejemplo, pulmón, a lo mejor haga como tu agricultor y se ponga a rezar para que le curen el cáncer, es lo mas seguro... :(
Besos y salud

Adriana Alba dijo...

Causa y Efecto una Ley Universal.
Como un boomerang lo que lanzamos vuelve a nosotros.
Si sembramos semillas de amor y paz te imaginas la cosecha?.
Hermoso Blog, un gusto visitarte.

Adriana Alba dijo...

Causa y Efecto una Ley Universal.
Como un boomerang lo que lanzamos vuelve a nosotros.
Si sembramos semillas de amor y paz te imaginas la cosecha?.
Hermoso Blog, un gusto visitarte.

Amatista Amatista dijo...

Todo lo que damos regresa,ya sea bueno o malo,muy interesante,saludos

Manoel José de Santana dijo...

Querido (a) amigo (a) estou dando uma passadinha no teu Blog. E gostei muito e voltarei sempre. U abraço: Manoel Limoeiro de Recife - PE.Brasil.Visite o Blog por favor: http://www.grupounidoderodafogo.blogspot.com.br/

Recife -PE. 04 de junho de 2015.

AMALIA dijo...

Me alegra mucho tu regreso con un texto tan bueno y reflexivo.

Un beso grande.

Un placer leerte.

Hada Saltarina dijo...

Bueno, después de reiterarte mi calurosa bienvenida que ya te he dado en tu otro blog, comentarte que a mí lo que me resulta difícil de ver en lo que expones en esta entrada es conocer el alcance de la semilla que decidimos plantar, porque creo que muchas veces no somos del todo conscientes ni de la calidad de la semilla ni de las consecuencias de plantarla. En fin, el ejercicio de la libertad exige una enorme responsabilidad para la que sin duda hay que prepararse, y eso me hace pensar en la conveniencia de la reencarnación porque ¿es una vida suficiente para aprender a distinguir la calidad de las semillas?

Muchos besos y gracias por tu vuelta!

Ernesto. dijo...

Cierto... casi todo ello!

Cierto lo de la causa y el efecto. Cierto lo de que creamos con nuestras decisiones. Y cierto también que podemos cambiar nuestro futuro... Pero no por completo!!

Éste está ya “determinado” a alcanzar un punto. La realidad Absoluta, Dios o llámalo como quieras. De hecho, y lo sabes, ya eres ESO. Que no se sea consciente de ello no merma la realidad que eres. El mundo, la vida, pueden verse como una escuela en la que llegar a trascender, despertar, el sueño, la ilusión, la apariencia en la que vivimos.

Entretenida mañana, Patricia.

Un abrazo.

silvioafonso dijo...

Adorei seu blog, por isso
eu vou segui-lo. Será que
você também vai seguir
o meu?

Beijos.




.