Seguidores, sigue estos blogs!

domingo, febrero 10, 2013

Las enseñanzas de la muerte




Para algunas culturas hablar de muerte se convierte en algo tenebroso, doloroso y quizás hasta un tabú que es mejor no hablar. Vivimos evadiendo esta realidad como un hecho extraordinario…único y poco usual. Hace años atrás hubo una semana en mi vida en la que pude ver de cerca la muerte, el padre de un gran amigo en Bali había fallecido y al visitarlo me hospedaron en su casa donde el cuerpo del fallecido fue momificado para aguardar la fecha especial y ser incinerado. El cuerpo fue colocado en un dormitorio hasta el día especial. Nada espectacular hasta aquel momento en el que por única vez al orar frente al cuerpo fui consciente de esta realidad, la realidad de la muerte….Todos, de cualquier color de piel, edad, ricos y pobres, con religión o sin ella, deberemos pasar por el fin de un ciclo….Lo olvidamos cuando corremos por la vida persiguiendo sueños, entre odios o penas, entre placeres y regocijo, entre trabajo y metas……jamás por un momento entramos en esa pura consciencia de que esta vida es pasajera y que nuestros días están contados.

En el budismo parte de los llamados “8 conceptos” es aquel que encierra el nacimiento y la muerte. Thich decía que cuando una nube se convierte en lluvia, no lleva miedos, quizás hasta se encuentre contenta. Podría ser que flotar por el cielo sea hermoso pero también lo sea caer en forma de lluvia regando montañas, campos y praderas, aunque a nuestros ojos la nube haya muerto. Observando profundamente nos damos cuenta que el nacimiento o la muerte no existe, son solo una continuación pues nada puede nacer de la nada ni morir hacia la nada. Esta manera de pensar también llevo al Buda a vivir sereno, en paz y sin miedos.

En su libro “The 50 Law” el autor Robert Greene relata como “50 cents”, un chico que paso muy cerca de la muerte al recibir varios tiros, en el hospital al casi morir despierta a una “realidad” desconocida que le abre las puertas a una libertad magnifica. Este hecho hiso que apreciara la vida por sus días contados, adoptando una filosofía valiente en la que gano un sentido de proporción. Si podemos superar el miedo a la muerte, se dijo….ya no hay nada más que temer…

El acercarme a la muerte pudo cuestionarme el valor de la vida y del día a día, admitir que si existe la “continuación” en la muerte de cada ser entonces en realidad nadie parte para siempre de nuestro lado …será un partir pasajero…Esto me recuerda que  yo también deberé un día continuar con mi proceso hasta un re-encuentro con los que se fueron y que por ende aun debo “progresar” en mi paso por esta vida. Dejar un legado así fuese pequeño sin evadir lo que me duele o atormenta de manera rebelde, dejar de cuestionar la existencia de Dios para intentar más bien aproximarme a su magnificencia, entrar en contacto con la naturaleza en cada hoja que nace y cada hoja roja que cae transformándose en abono. Vivir sin miedos y tomar valor de lo esencial dejando atrás lo poco trascendente….Con el tiempo lo había olvidado, hace una semana murió una persona a la que le tenía mucho aprecio, humilde y trabajador quien en alma me recordó lo olvidado y entonces… volví a vivir…

Buda una vez dijo “Esta existencia nuestra es tan transitoria como las nubes de otoño. Pues ver el nacimiento y la muerte de los seres es como mirar el movimiento perfecto de una danza. Toda una vida es como la luz de un relámpago en el cielo pasando como corriendo por un torrente por debajo de una montaña empinada. Nos detenemos por un momento para encontrarnos uno con otro, para amar, para compartir, formamos un momento precioso…pero es transitorio. Es un pequeño paréntesis en la eternidad. Pero si compartimos con cariño, en humilde y flexible corazón y amor, crearemos abundancia y alegría para los demás y para nosotros mismos….Y entonces este momento habrá merecido la pena vivir”.
......Somewhere

29 comentarios:

Genín dijo...

Es curioso, los dos tenemos como tema la muerte en la última entrada de nuestros blog, aunque el mio sea diferente, en realidad las reflexiones que hice y de las que no hablo, tenían mucho en común con las que tu haces...
Besos y salud

Doug Hickok dijo...

Wonderful close-up, very pretty!

Gabriela dijo...

Dicen que toda vida es una vida plena, aunque se apague a las pocas horas de haber nacido. La muerte es un asunto difícil, y cada persona lo toma de manera diferente.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Maravillosa Reflexión sobre la Muerte.
Como decía mi escritor favorito, Quevedo: "La Vida es un extraño Vacío que la Muerte ocupa"
Como tu bien indicas: No nacemos de la nada ni cuando morimos vamos hacia la Nada.
Muy buen Post.
Abrazos y besos.

Maria dijo...

Hola Patricia
La inevitable muerte de nuestros seres queridos causa mucho dolor, pero con el tiempo, vamos pasando de la angustia a la aceptación y el dolor deja paso a la nostalgia...para recordar con cariño.
Como siempre, me quedo refexionando con tus post...
Una de las enseñanzas de la muerte es que hay que "honrar la vida"
http://www.youtube.com/watch?v=qAuuHHqJdzg
Muchas gracias por la música.
Mil besos.

MariCarmen dijo...

Interesante entrada, realmente me ha puesto a pensar y me he dado cuenta de que no estoy preparada, pero me pregunto, ¿Quién lo está?.

Abrazos.

MAJECARMU dijo...

Patricia,me encanta tu post...
Realmente todos deberíamos ser conscientes de nuestro final aquí en la tierra y aportar más alegría y más amor.Tememos este momento,porque lo desconocemos,pero como bien dices,otras culturas lo han adoptado como algo transitorio,suave y revelador...Pasamos a otra vida llena de luz y plenitud.
Mi gratitud por tu cercanía y buen hacer,compañera y amiga.
Patricia,te aviso que se han borrado todas las entradas en nuestros escritorios que hicimos ayer y a lo largo de una semana.
Los compañeros las están repitiendo,lo habrás visto en el escritorio...Por tanto,tu última entrada no está y quizá debería volverla a lanzar...
Mi abrazo inmenso y mi ánimo compañera.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MAJECARMU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gilberto Cervantes dijo...

Asi es. Desde que nacemos nos infunden el miedo a la muerte como pago a los pecados cometidos en vida. Como bien dices, es el fin de un ciclo y el principio de otro.

Me encanto tu entrada!!

Te dejo un beso y se feliz!

Hada Saltarina dijo...

No te niego que tengo unas lagrimillas en los ojos. La muerte es algo que me cuesta mucho aceptar aunque me empeñe en racionalizarla; me asusta y me entristece. Tu modo tan poético y profundo de hablar sobre este tema, me hace bien (como todos tus escritos, palabras y consejos). Lamento la muerte reciente que ha habido en tu entorno y quiero pensar que sí permanece el amor, y la ayuda de quienes nos preceden.

Te mando todo mi cariño

GARRUID dijo...

Nos perdemos en el tiempo como un reflejo de una luz que estuvo antes, no sabemos que o quienes somos, si la luz o el reflejo o ambas. El final es también un acontecimiento importante para las cosas. Apareceremos una y otra vez con rostros diferentes en este mundo que es como una casa de mil espejos. Impermanencia solo porque creemos que el observador tiene un solo punto de vista, pero si observamos mas arriba, somos como las perlas de Indra, misteriosamente entrelazadas, donde no existe antes o después.

**kadannek** dijo...

Comparto esas ideas y visiones. Sé que todo cambio duele, que no se trata de resignación, si no de comprensión para aceptar y afrontar de la mejor manera posible los hechos. Lo bueno es que usted posee la capacidad de poder aplicar los conocimientos no sólo teorícos al respecto,si no también de la sabiduría inherente que su esencia posee para superar todo momento y ayudar a la vez a otros que pasan por estos cambios duros.

Esta realidad tridimensional, aunque hermosa, es limitante, hay mucho más y es lo que hay que tener en cuenta. Esto no es todo.

No quiero ahondar mucho más por ahora, pero me inspiró una entrada. Gracias. Tomé las palabras del gran Buda.

AMALIA dijo...

Me da pena pensar en la muerte, aunque sé que tiene que llegar.

Tu estupenda entrada, me ha hecho reflexionar.

Un besote.

Conral dijo...

Patricia, este tema es muy complicado y, con el paso del tiempo, más nos cuesta aceptar que estamos de paso.
Cuando ves morir a tu madre, a tu padre, a tu hermano, a muchos familiares, vecinos y amigos... es cuando te das cuentas que en cualquier momento te puede tocar a ti. Por eso hay que estar preparado, sin tener nada pendiente, y ligero de equipaje. Todo se queda atrás.
Yo, ahora, lo único que me da miedo es el sufrimiento, que me pueda venir una efermedad larga que también haría sufrir a los que me rodean. Por lo demás, no temo a la muerte. Y ojalá fuera verdad qu pudiéramos encontrarnos con nuestros seres queridos. Si ellos nos confirmaran esto de alguna manera creo que todo sería más fácil.

Amiga, gracias por tus reflexiones.
Cuidate y sé feliz allá donde estés.

Un abrazo. (Me gustaría encontrarme contigo en las estrellas, :P)

Cayetano dijo...

Sería maravilloso que la muerte no fuera el punto y final sino el punto y aparte.
Saludos y gracias por tu comentario en mi blog.

fus dijo...

Es un buen punto de vista sobre esta señora llamada muerte.

un abrazo

fus

Katy Sánchez dijo...

Muchas gracias por tu visita a mi blog. He pasad por el tuyo y meha gustado también, Volveré.
Bss

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Patricia:

La muerte es un misterio difícil de comprender, tal vez por eso nos causa temor pensar en ese momento final.

Un abrazo.

marcelo dijo...

Muy bello el ejemplo de la nube, somos como nubes que resurgen en el cielo y, lo que aportan es vida. Pero si miramos fuera de la literatura, todo es mas finito. La muerte es el fin de cada uno de nosotros, algo que ha dado ríos de tinta desde hace cientos de años. Porque es difícil de entender el que tengamos que abandonar.El comprender qué es algo que jamás hemos experimentado como la muerte, nos hace crear la pregunta constante.

bon día y gracias por tu comentario.

Mariangeles Ibernón Valero dijo...


Interesante post, una entrada que nos hace reflexionar sobre la muerte. Nunca y nadie esta preparado para ese paso, y cuando es de seres queridos.....ufffffff.....mejor callar.
Besos mil :-)

Ricardo Guadalupe dijo...

Bello texto, Patricia. Y muy evocadora la metáfora de la nube. Según lo leía me invadía una sensación de sosiego, calma.

Por otro lado, y aunque estoy de acuerdo en que la muerte debe tener un sentido, para mí no deja de ser algo horrible, lo más horrible de todo. Mi infancia acabó cuando supe que teníamos que morir. Desde entonces simplemente trato de aceptar ese hecho.

Un beso

Glo dijo...

cuando te toca la muerte de cerca te deja aniquilada....de nada te sirven las teorías intelectuales. Luego después con el tiempo te fabricas entelequias para comprender o asimilar el drama.

Glo dijo...

cuando te toca la muerte de cerca te deja aniquilada....de nada te sirven las teorías intelectuales. Luego después con el tiempo te fabricas entelequias para comprender o asimilar el drama.

Julie Sopetrán dijo...

Visitando los cementerios de M´xico, Michoacán, se me quitó el miedo a la muerte, debieramos pensar en ella cada día, reconciliarnos con ese momento, por qué no? mágico. Todos tenemos que afrontarla queramos o no. Mejor quitarnos los miedos. Excelente artículo. Me ha encantado leerte. Besos.

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA
INTERESANTE REFLEXION SOBRE LA MUERTE QUE YO SINCERAMENTE NO ACEPTO, ES CUESTION DE PSICÓLOGO LO MIO.

ES ALGO QUE NO PUEDO ASIMILAR, ME DEJA UN VACIO TAN TERRIBLE, ES COMO UNA CACHETADA QUE ME DICE "ACA ESTOY", "EXISTO".

SERÁ QUE A LOS 7 AÑOS MI ABUELO FALLECIÓ DELANTE MIO Y ME QUEDÓ ESA IMAGEN PARA SIEMPRE.

UN BESITO Y GRACIAS POR VISITAR MI BLOG GALATEA-

Emilio M. dijo...

Tema importante y difícil el que has tratado, con muy interesantes comentarios, que en gran medida comparto. Permíteme añadir alguna aportación.

Para mi es incierto lo que hay más allá de esta vida, Patricia. Lo que tengo muy claro es que en esta vida todo es efímero y que la fortuna o los seres que habitamos en este mundo somos especialmente volubles. Tal vez llegue un día en que esto no sea así, pero el mundo que yo conozco es así.

Por eso, más allá de perder el miedo a la muerte, lo más importante que debemos hacer en vida, es aceptar las reglas de juego: todo es efímero, lo grato y, por fortuna, lo ingrato. Y todos debemos pasar por ese trámtie incierto de la muerte. De hecho, nuestro mundo va muriendo con los años. Lo va haciendo a medida que desaparece todo aquello que conocimos y que van muriendo todos aquellos que amamos. De alguna forma, con la edad, el mundo se va convirtiendo en un lugar para nosotros desconocido.

Un fuerte abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La muerte sólo es una entrada en otra habitación o esfera radiante de Luz.




Gracias.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La muerte sólo es una entrada en otra habitación o esfera radiante de Luz.




Gracias.