Seguidores, sigue estos blogs!

miércoles, marzo 05, 2008

"El secreto" hace mucho tiempo en Bolivia


El pasado 24 de enero de este año me encontraba por las calles de la ciudad de La Paz, Bolivia. Ese dia era la inauguración de una feria especial, la feria de las “Alasitas”. La feria consiste en puestos de ventas, algunos juegos y venta de alimentos (comida tradicional y pasteles). Lo interesante es que se venden cosas pequeñas como automóviles diversos, bebes tipo muñecos pequeños, casitas, muebles, material de construcción y certificados diversos. Me detuve a comprar y observar uno de los puestos cuando la vendedora comenzó a contarme:
“hace un tiempo atrás me compre un bebe (juguete) en esta feria, con mucha devoción”, luego continuo “lo guarde en mi casa pues tenia el gran deseo de tener una hija o un hijo. Un anho después obtuve mi hija!, ahora la niña tiene 13 años y es mi alegría de cada dia!” termino con una amplia sonrisa, no se exactamente si se embarazo o la adopto y me pareció una pregunta muy personal tampoco se si me conto la historia para vender mas o si su historia fue real, lo que si se es que al parecer “el secreto” no era tan secreto entre la cultura tiwanacota.
Según la ley de la atracción tu puedes crear todo cuanto quieras en tu vida, es como la ley de la naturaleza. Es tan imparcial como la ley de la gravedad. Todo lo que te rodea en estos momentos en tu vida, incluidas las cosas que no te gustan, lo has atraído tu. Bueno, la autora Rhonda Byrne en su libro “El Secreto” nos revela que al igual que el genio de Aladino, la ley de la atracción te concede todos tus deseos. El proceso creativo te ayuda a crear lo que quieres con tres sencillos pasos: pide, ten fe y recibe.
La gente de la ciudad de La Paz en Bolivia a practicado esta ley desde hace muchos años, quizás algunos con mayor fe que otros, no lo se. Lo cierto es que los que si creen en “El Secreto” pueden visitar la feria de las Alasitas y comprar todos sus sueños, no se limite porque se venden títulos profesionales de todo tipo, maestrías y creo hasta doctorados. Certificados de todo tipo incluyendo los de matrimonio y divorcio (ying –yang), contratos de trabajo, propiedad, salud. Billetes de dinero (euros y dólares), canastas de comida de un supermercado, en fin, todo cuanto los humanos deseamos constantemente, claro que todo cuanto se vende esta en tamaño diminuto y constando que es solo una representación, luego queda por la cuenta del comprador si sus “sueños” serán atesorados y los recibirá “creyendo que son realidad” o si los echara a la basura en cuanto llegue a su casa.
La verdad es que la feria de las Alasitas seguirá existiendo asi como que los libros de “El secreto” seguirán siendo traducidos a varios idiomas y vendidos por todas partes del mundo.