Seguidores, sigue estos blogs!

martes, octubre 03, 2006

Mi primer amor



Hoy leía “Once minutos”, un libro de Paulo Coelho en el que se relata la siguiente historia:
“Había una vez un ave que fue adornado con perfectas alas y brillosas plumas multicolores. Fue una criatura hecha para volar libremente en el cielo, llevando alegría a quien la viese.
Un día una mujer vio al ave y se enamoro, invito al ave a volar con ella y ambos cruzaron el cielo en perfecta armonía, ella admiraba, veneraba y celebraba los vuelos del ave.
Pero un día ella temió que el ave buscara montañas en la lejanía, y que jamás retornara, también temió jamás poder encontrar una ave similar. La mujer construyo una trampa en la que atrapo al ave para luego encerrarla en una jaula. Con el tiempo el ave perdió el color de sus plumas pues no podía mas volar ni expresar el verdadero significado de su vida. A lo que la mujer no presto mas atención al ave excepto limpiar su celda y darle comida.
Un día el ave murió, la mujer se sintió tremendamente triste y recordó los vuelos alegres del ave, sin la compañía del ave, la mujer sintió que su vida no tenia sentido. Un día se presento la muerte a lo que la mujer pregunto: ‘Que deseas?’ y la muerte contesto ‘Llevarte para que vueles otra vez con el ave y cruces el cielo’ a lo que la mujer dijo ‘Si tu lo dejaste venir e ir, debiste admirarlo y amarlo aun mas, ahora tu me necesitas para encontrarlo otra vez’.”

Al terminar de leer esta historia recordé mi primer amor, un muchacho extranjero en mi país, como si la vida me dijera que en lo futuro también seria un extranjero el que me robaría el corazón. No es que hubiese conocido oriundos fantásticos después de mi primer amor. Quizás el destino lo quiere así. En cierto modo también quiso que este chilenito dulce como una cereza y que sabia como perderme en la dulzura de sus palabras se convirtiera en mi primer amor.

No se porque me puse melancólica y romántica, quizás porque la lectura me dijo que es hermoso volar con “un ave” que es libre. Quizás yo misma fui esa ave para otra persona y agradezco haberlos dejado ir y que ellos me dejaran ir, porque mi naturaleza no esta en una “celda” como no estaba en la de ellos.

En fin, recordé el dulce sentimiento del “flirteo” cuando uno encuentra una pareja especial (además del primer amor) sus caricias, su aroma, lo dulce de sus palabras y su penetrante mirada. La experiencia inocente de aquel amor que te lleva a vivenciar momentos inolvidables, noches de glamour, frases que el tiempo no logra borrar y finalmente …el fulgor de su primer beso, tan profundo y tan cercano que sientes que su aroma personal inunda todo tu ser y que tu corazón palpita intensamente y que al culminar su suave y masculina mano acaricia tu rostro para convertirte en una niña frágil y vulnerable…

Luego de muchos años un día que visitaba mi país recibí una llamada, era mi primer amor! No se como me encontró, tampoco me interesó saberlo, solo se que me invito un café en una cafetería cercana y que yo debía estar allí. Mientras observábamos la lluvia por la ventana, me contaba que el había hecho muchas cosas en su vida y que también estaba “de paso” como dicen en su patria. Quise decirle que el fue el que me dio mi primer beso, y finalmente encontré valor para decírselo no se porque lo hice…me miro sonriendo y me dijo “deberé confesar que tu también fuiste la que me dio mi primer beso” .. YO no lo sabia y esa respuesta solo podía venir de “el” tanta dulzura!…No pudo decirse mas aquella tarde por no destrozar ese mágico momento. En fin, jamás lo volví a ver, me imagino que estará volando feliz en algún cielo de este mundo.

Hhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaa suspiro!!!