Seguidores, sigue estos blogs!

miércoles, septiembre 13, 2006

Una creencia religiosa le cedio el agua


Son mas de tres meses que aquellas hermosas lluvias tropicales no alegran mi jardín. Para muchas personas en Indonesia la falta de lluvia no significa solo la carencia de flores que pasa a ultimo grado de importancia, de hecho significa la carencia de agua potable!.
Los granjeros entregan algo de dinero a los trabajadores de la empresa de agua para contar con este valuable liquido en preferencia y aquellos de escasas fuentes de ingresos se enlistan en largas colas con recipientes. En fin, finalmente la gente de mediana a alta clase aun puede solicitar el recurso a empresas particulares que venden el agua distribuyéndola en cisternas.
Ayer cuando decidí pasear a mi mascota, una canina terrier, me llamo la atención una disputa entre dos mujeres, al parecer ambas solicitaron agua de la misma empresa y cuando el camión llego ambas se adjudicaban el derecho.
Gritos e insultos llamaban la atención de cualquier peatón, una de ellas parecía ser musulmana, llevaba la tradicional larga túnica y el velo, no se como la hacen con 30 grados centígrados, en fin, la otra mas bien parecía ser de cualquier otra religión pues llevaba un gracioso pijama blanco. Dualidades que solo se pueden ver en Indonesia, mujeres con largas túnicas y otras en piyamas, hombres que utilizan largas faldas y otros con pantalones cortos. Bueno no los distraigo, la disputa terminó el momento en que la mujer musulmana vio a mi perrita que se acercaba al tumulto y decidió irse gritando "Haram, haram!!" (para los musulmanes el perro es prohibido, si por una razón cualquiera el hocico del animal tocara a la persona, esta debe limpiarse 15 veces con tierra) lo había olvidado!, en aquel momento y con presura levanté a mi perrita inmediatamente pero la mujer ya se había ido.
La mirada perdida del conductor del camión fue interrumpida cuando la mujer en pijamas le ordeno descargar el agua en su casa. El resto del gentío simplemente se fue.
Se podría decir que todo volvió a la calma. Yo simplemente decidí irme pensando lo útiles que a veces pueden ser las creencias religiosas, aun las mas estúpidas.