Seguidores, sigue estos blogs!

domingo, febrero 21, 2016

Quien eres? De todos modos?





Una de las preguntas que más me impacto de Anthony Robines fue: “¿Quién eres?”

Si podría describirme (brevemente) en un diccionario bajo mi nombre…¿que pondría?...¿Mi nacionalidad? ¿Mi profesión? ¿Mi religión? ¿Mi apariencia física? ¿Mis gustos y disgustos? ¿ Mis temores y logros?...no,

Y tú, tu qué pondrías?

Vivimos en un mundo en el que pareciera que intentaran decirnos quienes debemos ser…la perfecta persona de los comerciales…la perfecta familia…pareciera que nos debiéramos acostumbrar a responder de cierta manera todo el tiempo…

Deepak solía decir que la mayoría de nosotros, como consecuencia de condicionamiento, respondemos de manera repetitiva y predecible a los estímulos del medio ambiente. Al parecer, nuestras reacciones son provocadas automáticamente por las personas y las circunstancias, y así olvidamos que esas reacciones son opciones que escogemos en cada momento de nuestra existencia. Sucede simplemente que escogemos esas opciones inconscientemente. Nos alegramos si nos halagan, nos ofendemos si nos insultan…está bien, es una reacción “normal” pero si la piensas bien…es una decisión…podrías no enojarte si te ofenden o podrías no sentirte alabado si te alagan……..

Lo mismo sucede con tu persona, si la piensas bien…quizás no eres tu nacionalidad si hay cosas que no consideras tuyas de tu cultura….quizás tampoco debas ser la persona de los comerciales….tampoco eres tu físico porque este cambia con el tiempo…..ni siquiera tus riquezas son garantizadas, he visto gente multimillonaria perderlo todo junto a una mala decisión y administración…..

Entonces…¿quién eres?

El otro día miraba como se hacían las espadas de los Samurai, debían ser lo suficientemente perfectas como para cortar un hombre en dos de un solo golpe…Requerían varios días de trabajo constante, la mezcla perfecta y balanceada de hierro y carbón, los golpes y el fuego necesarios y suficientes…decían que el herrero ponía su mente y alma en cada espada……con mucho cuidado….pues un error de cálculo la quebraría……así de simple…..

En el antiguo libro del Mahabharata, Yudhistira y sus hermanos pasan por muchas “pruebas” en su vida, los cinco hermanos que prácticamente “rescatan” al pueblo de la tiranía no eran perfectos, cada uno tenía virtudes diferentes y extraordinarias……así mismo, también cada uno tenía defectos y es a causa precisamente de estos defectos que uno de ellos lleva a la condena por doce años a todos los hermanos a vivir en la selva…exiliados de su reino…..pero ese tiempo les enseña a ser valientes, a cada uno a su manera…y a conocer cosas que les ayuda a regresar más Fuertes para poder pelear contra cien…y ganar la gran batalla…

Somos nuestras experiencias, y más que eso la interpretación de nuestras experiencias…pareciera que jamás terminamos de aprender, si te das cuenta la gente que conociste, los lugares en que viviste, los errores, los fracasos y triunfos te hicieron quien eres, moldean tu carácter, tu personalidad…..así de único(a)…nadie como tú.

Regresando a la pregunta, quizás tengas una leve idea de la descripción tuya en el diccionario…

El primer sello de la enseñanza budista es el concepto de permanencia. Nada es eterno, todo cambia... flores, montañas, sentimientos, percepciones, formaciones mentales…..y conciencia.
Entonces…si, aun puedes cambiar y reinventarte…como adultos aún podemos elegir la identidad que queremos tener. En vez de enfocarte en tus límites, piensa por un instante que podrías hacer diferente. Si eres dependiente de otros para tu autoestima, tu ego acabara siendo débil y frágil. Por eso necesitas saber balancear y aprender a ganar la confianza de adentro…desde donde nadie te la puede arrebatar.

En su leyes espirituales Chopra menciona la potencialidad pura de una manera muy bonita:
“Cuando vivimos por la referencia del objeto, estamos siempre influidos por las cosas que están fuera de nuestro yo; entre ellas están las situaciones en las que nos involucramos, nuestras circunstancias, y las personas y las cosas que nos rodean. Cuando vivimos según la referencia al objeto, buscamos constantemente la aprobación de los demás. Nuestros pensamientos y comportamientos esperan constantemente una respuesta. Nuestra vida, por tanto, se basa en el temor. Cuando vivimos según la referencia al objeto sentimos una intensa necesidad de controlarlo todo. Sentimos intensa necesidad de tener poder externo. La necesidad de aprobación, la necesidad de controlar las cosas y de tener poder externo se basan en el temor. Esta forma de poder no es el de la potencialidad pura, ni el poder del yo, o poder real. Cuando experimentamos el poder del yo no hay temor, no hay necesidad de controlar, no hay lucha por aprobación o por el poder externo. El poder del Yo, es poder verdadero porque viene de la auto-referencia y no le teme a los desafíos”.

En fin, quizás de tiempo en tiempo valdría la pena recordar las palabras de Anthony Robbins: “Estas ahora en un cruce de caminos. Esta es tu oportunidad de tomar la más importante decisión que nunca hiciste. Olvida tu pasado…¿quién eres ahora? ¿Decidiste quien quieres ser? ¿En qué tipo de persona decidiste que quieres convertirte?... Toma tu decisión de manera consciente, de manera cuidadosa….y que sea de gran alcance!”.

No es el final de la cima lo que cuenta...es como la escalas...A cantar!

14 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Patricia, tremenda reflexión la que nos dejas, amiga...¿Quiénes somos...y quiénes queremos ser...?Nuestra actitud ante las circunstancias va labrando y fortaleciendo esa espada, ese temple que nos permitirá seguir hacia adelante confiando en nosotros mismos...No somos un cuerpo, un nombre o un sueño...Somos esencia, alma que va aprendiendo a SER en este camino de la vida...Tu post nos invita a pensar y a ser conscientes de que somos dueños de nuestros actos...y en nuestras manos está poner en ellos "todo lo mejor" para llegar a la cima con dignidad.
Mi gratitud y mi abrazo siempre, Patricia.
M.Jesús

Gabriela dijo...

Con toda su simpleza, esa debe ser una de las preguntas más difíciles de responder.

Genín dijo...

Hace mucho que no me hago esa pregunta que antes si me hacia con demasiada frecuencia, la verdad es que ya no me preocupa la respuesta, yo soy quien soy, tan simple como eso, es probable que cada persona que me conoce, o cree conocerme, tenga una opinión distinta de mi, así que no habrá una definición unificada, yo por mi parte sigo tratando de ser una buena persona, hacer todo el bien que pueda y listo... :)
Besos y salud

**kadannek** dijo...

Me sobrecoge esta entrada. Es tan intensa en su mensaje que me deja ensimismada, con un silencio profundo latiendo en mí.
Diría que cada uno puedo describir no necesariamente "quién" es, sino "qué" es, incluso ambas preguntas van unidas. Quizás no seamos ni un quién ni un qué, pero hay una certeza interna que es indescifrable para la mente. Hay respuestas que no se pueden conceptualizar, pero es importante hacer el ejercicio e exponernos esos planteamientos, llevarlos a ideas básicas al menos para poder movernos más tranquila, segura y ordenadamente en el mundo. Apartando de paso las definiciones ajenas, los prejuicios sociales y los esquemas culturales. Se puede ir más allá y obtener conclusiones personales.

Para mí hay dos bases: La respuesta individual y la respuesta según la especie. Pero es muy largo para detallarlo. Pero brevemente puedo decir, que cada persona tiene una verdad propia, unida o entrelazada a la realidad en conjunto que tenemos como humanos o seres.


Un gran abrazo.

AMALIA dijo...

Creo que no he cambiado mucho aunque la vida me ha obligado a tomar decisiones y meditar las cosas.

Me ha gustado mucho esta entrada que realmente invita a meditar.

Un beso y mis mejores deseos. Gracias por tus letras.

Hada Saltarina dijo...

Hace tiempo, una conocida me dijo: "Se que soy la hija de mis padres, y la madre de mis hijos, pero ¿quién soy yo?" Y aquellas palabras me dieron pena, por lo que significaban para ella y por lo que podrían afectar tanto a sus padres como a sus hijos, a quienes sin duda se aferraría con uñas y dientes no permitiéndoles tampoco ser ellos mismos. Quizá nos enseñan poco a mirarnos hacia dentro pensando que es egoísmo, mientras que hacerlo de una buena manera sólo provocará un profundo y verdadero altruismo al descubrir nuestra verdadera naturaleza.

Un placer leerte, como siempre. Muchos besos y feliz fin de semana

Alfred dijo...

Lo que somos no es lo que queremos ser, que seguramente va cambiando con el transcurso del tiempo. De pequeño puedes querer ser pirata, pero luego ves que no hay ninguna escuela que te prepare para ello y acabas haciendo derecho, por ejemplo, que es lo más parecido para estar al filo de la tabla entre el bien y el mal, o no. Quienes somos? Ortega decía que somos nosotros y nuestras circunstancias, a cada momento la respuesta a la pregunta varia, porque nunca somos la misma cosa.
Un abrazo.

Buscador dijo...

Me dijeron que cada uno sabe quién es, lo difícil es demostrarlo...
Sin embargo jamás nos llegamos a conocer completamente y unos mas que otros, vamos evolucionando según la manera que manipulamos el pensamiento. Cada día se vive un poquito más y se aprende. Tenemos en la conciencia ideas mas o menos estables y otras segura pero, la vida nos sorprende donde no llega la imaginación y sin quererlo, nos puede cambiar en breve epacio de tiempo...
Hay algo que yo creo invariable y particular de cada persona eso es , nuestra voz.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Soy ese Ser naciente del ûtero del unierso para crear bellos y sútiles orgasmos.

Un Abrazo.

AMBAR dijo...

Hola Patrici.
Hace mucho que no nos leemos.
Muy profundas tus letras, propicias para reflexioner, sobre la vida, quien somos y como somos en realidad, aunque sabemos que somos diminutas y a vez gradiosas partículas de energía universal.
Procuraré entrar más seguido.
Un abrazo.
Ambar

Jorge dijo...

Olá Patrícia, parabéns pelo blogue, é excelente!

Un beso

:))

AtHeNeA dijo...

Suele existir un gran abismo comunicado por los hilos del más puro equilibrismo entre lo que somos, los que esperamos ser, lo que creíamos ser, lo que creemos ser ...y el abismo que , a veces, sentimos bajo nuestros pies cuando nos preguntan y la respuesta no viene a vernos .

Un abrazo de luz ❇

Char dijo...

Algunos somos, otros intetan ser lo que no son.
Me encantó leerte.
Gracias por tu visita a mi espacio.

Buena semana, s+e feliz.

Esther R dijo...

Muy buen artículo y lo de Chopra, ¡muy bueno! Yo de eso tuve consciencia por el libro de Tus zonas erróneas, de John Wayne Dyer, un libro que me encanta y que recomiendo en cuanto tengo ocasión. Me marcó mucho ese libro y me encanta. Me acuerdo de su frase "No necesito la aprobación de los demás" Y ¡no! ¡no la necesito! Eso procuro y es ¡¡¡¡¡REALMENTE LIBERADOR!!!!!!

Es cierto. Nada suele ser constante, pero a la pregunta de quién eres, aun así, yo lo tendría claro para contestar: somos ALMAS TRATANDO DE EVOLUCIONAR. Ni más ni menos. Y sí que hay algo eterno: nosotros porque nunca morimos, aun dejando el cuerpo físico.

De regreso, no sé si fugaz.

Un saludito, Patricia :)