Seguidores, sigue estos blogs!

sábado, octubre 11, 2014

La verdadera perfección



La verdadera perfección parece imperfecta,
Sin embargo, es perfecta en sí misma.
La verdadera plenitud parece vacía,
Sin embargo, está plenamente presente.

La verdadera rectitud parece torcida.
La verdadera sabiduría parece una tontería.
El verdadero arte parece no serlo.

El Maestro  permite que las cosas sucedan.
Ella da forma a los eventos como vienen.
Da un paso fuera del camino
Y  permite que el  Tao hable por sí mismo.
- Lao Tzu - 


Hace mucho atrás tuve la suerte de visitar una empresa de tela pintada a mano en Indonesia. Cada obra era un regalo de arte, dedicación  y belleza…me le acerque a una de las artesanas mientras ella trabajaba,  alabando su trabajo me di cuenta que ella había dejado una punta del decorado sin terminar. Le pregunte si lo terminaría después; a lo que ella contesto: “Lo deje intencionalmente,  si las telas no presentan defectos o errores los clientes pueden confundirlas con pintados industriales y no pagar el precio que se demanda por la duda de su veracidad”. …

Lao Tzu solía decir que nada es bueno o malo, las cosas simplemente son. Quizás es verdad que las cosas toman el matiz que le dan la agudeza de nuestras percepciones. La vida es corta aunque no parezca y sigue la esencia de la naturaleza…aprendamos a sacar lo mejor de ella y vivir en paz de la mejor manera que cada uno pueda, con lo que le es atribuido o quitado…


En algún momento de la meditación, mi mente calla y me hago consciente del presente…mi alma encuentra la verdadera plenitud…es cuando mi mente está completamente vacía.

10 comentarios:

Genín dijo...

Claro, la perfección no existe, debemos acostumbrarnos a ser razonablemente felices rodeados de imperfecciones, como lo somos nosotros mismos... :)
Besos y salud

Hada Saltarina dijo...

Me ha recordado un libro escrito por Jean Renoir sobre su padre el pintor Auguste Renoir. Parece que había trabajado pintando bellos platos de loza, pero que con la industria la gente no los quería puesto que cada plato era distinto al otro y por tanto se consideraban imperfectos, deseando la clientela la uniformidad de los platos industriales y despreciendo el talento único e irrepetible del artista! Como dice Lao Tse, lo imperfecto puede y debe de ser perfecto.

Muchos besos

Gabriela dijo...

Coincido en eso, hay que ser, no parecer. A veces por parecer lo que no se es, la esencia se pierde.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La Verdadera Perfección es darse cuenta del Vacio y la Plenitud.



Gracias.

unashorasdeluz dijo...

Hubo un tiempo que me gustaban los cuadros sin terminar porque me hacían pensar cómo serían si se terminaran...miles de posibilidades.
Un abrazo Patricia.
Júlia

AMALIA dijo...

Dicen que no existe la perfección.

Creo que hay que intentar hacer las cosas lo mejor posible.

Muy buena entrada.

Un besito.

Priego dijo...

Si la perfección existiera todo sería más aburrido.
Un abrazo.

Conchi.

**kadannek** dijo...

Demasiado profundo como para hablar sin pensar antes en lo que nos dices.
Comparto la idea sobre la neutralidad o imparcialidad de las cosas. Las cosas son como son y ya está, depende mucho del tono de color que queramos pintarlas. Es como cuando se habla de dinero, todos dicen que es "malo", cuando el dinero es neutro por sí mismo, no es ni malo ni bueno, todo depende de cómo se le use y de cómo se le consiga, y de cuánto permitamos que nos afecte de tal o cual modo. ¿Me explico?

Me pareció curiosa la anécdota.. aunque le da cierto toque filosófico en el fondo parece algo muy casual, un detalle comercial de la trabajadora con la que te encontraste. Aunque no quita que fue algo que invita a la reflexión.

Un gusto leerte.

**kadannek** dijo...

Demasiado profundo como para hablar sin pensar antes en lo que nos dices.
Comparto la idea sobre la neutralidad o imparcialidad de las cosas. Las cosas son como son y ya está, depende mucho del tono de color que queramos pintarlas. Es como cuando se habla de dinero, todos dicen que es "malo", cuando el dinero es neutro por sí mismo, no es ni malo ni bueno, todo depende de cómo se le use y de cómo se le consiga, y de cuánto permitamos que nos afecte de tal o cual modo. ¿Me explico?

Me pareció curiosa la anécdota.. aunque le da cierto toque filosófico en el fondo parece algo muy casual, un detalle comercial de la trabajadora con la que te encontraste. Aunque no quita que fue algo que invita a la reflexión.

Un gusto leerte.

PEPE LASALA dijo...

Somos imperfectos, y en la imperfección está el éxito, puesto que nuestras imperfecciones nos hacen originales. Me ha encantado Patricia.Tenemos que mostrarnos como somos.