Seguidores, sigue estos blogs!

sábado, febrero 05, 2011

Lao tzu: el bien y el mal

Regreso a mi blog con el año Nuevo chino…curioso…de tigre a conejito…vaya vuelco de animales nos regala la luna…del feroz tigre al tierno conejo, ¿cual será mas valeroso? ¿El conejito que vive el día a día ingeniándosela para escapar de ser presa? ¿O el tigre que debe cazar para vivir?…me recordó una poesía de Lao-tzu en su libro “Tao te Ching”. Lao Tzu no era tan directo, sus textos confundían mucha gente por centurias, algunos investigadores e intelectuales lo ponen un poco mas claro, y de ser así sus versos se convierten en un mensaje muy profundo:

Las cosas son como son porque nosotros las conceptualizamos así, buenas o malas, aceptables o inaceptables, ellas se forman según las veamos.

Por eso todas las cosas- una hoja de pasto o un pino de 100 metros de altura, un leproso o una reina de belleza, un héroe nacional o un traidor- son iguales ante el Tao.

Nadie es más importante o más valorable que el otro. Su diferencia es su integridad.

Solo aquel con una visión correcta los reconoce como iguales. Porque ve por encima de toda sentencia o juicio, no piensa en el mas o el menos, acepta sin siquiera intentarlo. A esto se llama honorar al Tao”. (Extraído del segundo libro del Tao de Stephen Witchel)

Aquí nos habla de lo bueno y lo malo, no podemos evitar juzgar las situaciones o personas y ponerlas en una categoría...lo hacemos todo el tiempo. ¿Que sucedería si un día nos detenemos a “no pensar…no juzgar o no comparar”?.. El mundo seguiría su rumbo y las cosas su existencia independientemente de nuestra percepción de el. Pero nuestra mente se vaciaría como un cántaro que no cumpliría su función de llenarse nuevamente si no tuviera la capacidad de estar vacio…Quizás nuestros objetivos o tareas, personas que nos rodean, sistemas políticos, economías no cambien su integridad al momento…pero ciertamente nuestro camino a la paz y serenidad si lo haría…Seguiremos en el camino pero esta ves sin expectativas por alguien o algo…dando solo lo mejor de cada uno con los recursos que nos fueron dados.

Normalmente todos esperamos que una situación tenga un final feliz, pero pocos se dan cuenta del valor de las cosas malas que suceden en el proceso. Todos queremos recolectar el conocimiento sin valorar el arte de manejar los problemas. Lo bueno precede a lo malo y giran en esa mágica rueda…el mal se convierte en la tarea del bien y el bien la guía del mal…el uno honora al otro...

Es el juego de la vida...

22 comentarios:

El Drac dijo...

Correcto el bien y el mal es lo que permite la evolución y se intercalan triunfos; por ello aunque parezca paradógico es certero el viejo refrán:"No hay mal que por bien no venga" Un gran abrazo

Gabriela dijo...

¿Qué sería de la vida si no exisitera la diversidad? Valorar al otro por lo que es, qué importante.

deMónicamente dijo...

así es!!! entonces: a jugar el juego!!
kisses

Javier dijo...

Quizás el taoismo nos enseñe muchas veces a relativizar todo lo que nosotros creemos como verdaderamente importante.

Tendríamos que aprender mucho de la filosofía oriental, sin duda.


Saludos.

Maria dijo...

Hola Patricia
En este tema tengo una vision muy particular...
Para mi nada es muy bueno o muy malo, todo es relativo...
Además decirte que muchas veces me cuesta pensar que todos somos iguales, como personas (seres humanos) en ese punto, si, pero me pasa mucho que veo muchas personas superiores en algunos aspectos... eso no quiere decir que yo me sienta inferior, sino que siento admiración por esas personas y me inspiran a superarme... es como que capitalizo mi inferioridad.
Me alegra verte de vuelta!!!
Leerte es un placer.
Mil besos y muy buena semana (que estes donde más te guste)

La Zarzamora dijo...

Si juzgas serás juzgado, tal vez por eso hace tiempo que no juzgo a nadie. La conceptualización del bien y del mal en cada uno viene supongo determinada por una educación recibida. Los prejuicios dañan dicha concepción y nos hacen sobrellevar un arduo peso en la conciencia.
Por cierto este es mi año, soy gato o conejito o liebre... a ver si hay suerte.
Besos, Patricia.

MAJECARMU dijo...

Patricia,tu texto nos induce a fluir,a lo largo del camino encontramos cosas positivas y negativas.Pero,todo nos sirve para aprender y superarnos.La oscuridad nos fortalece para llegar a la luz.La duda nos muestra los límites y nos lleva a la fé.El odio nos pinta la dureza y frialdad del alma y acabamos buscando el amor...
Esa lucha interna siempre estará con nosotros,aunque encontremos la paz.
Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
FELIZ SEMANA.
M.Jesús

Victoria dijo...

Patricia, qué bien que nos muestres esta filosofía. Yo siempre he creído que todos somos iguales, que lo importante es la integración y que el hecho te no tener unas virtudes no significa que no seas apto para otras actividades. Un saludo!

Tawaki dijo...

El bien y el mal no se entienden por separado. De hecho, nada es negro ni blanco; siempre hay una tonalidad de gris.

Besos.

SUSANA dijo...

El permanente dualismo que ha dominado nuestro mundo desde sus inicios.Siempre es interesante volver sobre estas palabras y su significado. Muchas Gracias por tu aporte Querida Pat!

Un Abrazo Amiga!

WIG dijo...

Lao Tzu se dio cuenta de que no podemos ir solos por la vida ni en una sola dirección. Saludos

La Flaca Futura dijo...

"Un gran viaje, comienza en nuestros pies", dice el libro del Tao...

Y sí, entramos en el año del conejo. Mi gran año, sólo posible cada 12 años... El año del conejo es mi año favorecedor, según el Horóscopo chino, pues nací bajo ese signo (y en Géminis, para el otro zodíaco).

¿Cómo va mi gran año?
Pues va genial...

Deseo que, para ti, también sea un gran año, próspero y favorecedor.

Esther dijo...

:)Hola, Paty:

Me encantó tu reflexión pero, sobre todo la final ¡colosal! No me gusta ese juego mucho... pero, supongo que es la realidad de la vida, debe de ser como una prueba para crecer por dentro: si todo fuera bueno, menos aun aprenderíamos a valorar y el avance espiritual sería peor. creo que la evolución espiritual es lo más importante.

El pensamiento de Lao... ¡Uff! Quizás estaría bien leer algo de él algún día. Eso que él dice, eso de clasificar y poner etiquetas, yo ya lo pensé también hace tiempo: que las cosas son y que nosotros somos los que les ponemos los colores... pero, a día de hoy no me siento muy capaz de no hacerlo... Bueno, quizás sí y lo he aplicado, aunque a veces tiendo... y acabo etiquetando igual. Todos vemos lo mismo pero, no de la misma manera. Aunque en cosas del amor, no, no lo concibo eso de no etiquetar... Mis percepciones son mi guía para protegerme, para guiarme, para saber lo que más me gustaría... No sólo en el amor, en la amistad también se puede aplicar y en otros aspectos sentimentales. El sentimiento es la esencia del alma y ojalá que no se pierda... Creo que se está perdiendo... pero, si nos vaciarámos enteros, qué pasaría... Creo que quizás algo me pase... Parece que al mundo más, sólo digo que parece, y es terrible. Creo que es de lo peor que pude pasar porque si ya la noche puede ser bastante larga, habrá un día en que no exista sol, ni aunque esté brillando. Yo lo veo casi extinto y estoy cansada... Prefiero no pensar en nada... Es todo tan contradictorio...

Saludetes :)

Ramón García Durán dijo...

Probablemente la clave sea, tal cual parece sugerir el mismo libro del Tao, no dejarse uno atrapar ni en las ideas, ni en las palabras. O dicho de otra manera, que no conviene ser devoto de nada, de nada ni de nadie en absoluto, ni siquiera de un libro tan sabio como aquel que quizás escribiera o dictara el gran Lao Tse. Por otra parte, conozco un dicho, propio del saber popular, el cual es tan sabio o más que las sentencias de algunos grandes espiritualistas de postín, este es el refrán: “Obras son amores, y no buenas razones”.

Es decir, que si bien es cierto que tanto “el mal” como “el bien” son meros conceptos, no obstante sí existen, y de verdad de la buena, las siguientes tremebundas realidades, por ejemplo: el intolerable negocio de la guerra o de las armas, la especulación monstruosa con los alimentos básicos de la humanidad, el secuestro de las democracias por los más abyectos negociantes (encima disfrazados de gente respetable), la profunda maldad de dejar morir de hambre, o de enfermedades perfectamente curables, a los niños de cualquier lugar del mundo, y en fin, un largo etcétera. Justamente, el amor es moverse; no moverse al compás de las ideas, sino en el momento en que un hecho real ha de ser contestado sin tapujos. Sin hacernos los elegantes, quiero decir. Al tanto, porque el amor es movimiento, incluso el más “espiritual” lo es, sin duda alguna.

Muchísimas gracias por este blog, tan invitador a la concienciación que conviene al ser humano. Y muchas gracias también por tú amabilísimo comentario en mi página web. Un saludo desde Barcelona,

Ramón García Durán
www.naturalezadiletante.blogspot.com

Delirios de Muñekita CaT dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com

besos

Catherine

Juan dijo...

Patricia, ya tenemos una vara de medir lo bueno y lo malo, según lo que hemos aprendido hasta ahora. Lo ideal es ver todo según lo que es y cómo es, sin darle el color subjetivo de cada uno.
Me gustó mucho esta entrada,
Un abrazo y feliz domingo.
Juan Antonio

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Patricia:

"Todo es según el color del cristal con que se mira"

En nuestros ojos está el cristal y nosotros le ponemos el color para cada cosa.

Gracias por visitarme,

abrazos.

Hada Saltarina dijo...

Me quedo con tu fantástica frase: "Seguiremos en el camino pero esta vez sin expectativas por alguien o algo…dando solo lo mejor de cada uno con los recursos que nos fueron dados".

Besos

Miguel dijo...

Hola Patricia.
Se dice que de lo malo también se aprende, pero en ocasiones no es cierto, esto es tan cierto como que de todo lo buenos se aprende.
Siempre las experiencias y vivencias de la vida nos muestran algo nuevo, independientemente de si estas son agradables o placenteras y en nosotros esta el darnos cuenta y aprovecharlo.
Como si no, podríamos diferenciar lo que nos parece malo de lo que pensamos es bueno.
Me gusta ese Tao, elevarse un peldaño y ver por encima.
Besos.

Genín dijo...

Muy interesante entrada la tuya, sobre todo que no estoy muy ducho en la filosofía oriental de ver la vida, si bien me parece muy interesante.
Todo lo que escribes da mucho que pensar.
Gracias.
Besos y salud

alma dijo...

Todo vale lo mismo

Charo Bustos Cruz dijo...

En la diversidad está la evolución de la humanidad. Tu texto me ha resultado de gran interés.

Saludos y un beso!☺